All news
|
Print
06 noviembre 2013 - Media release

Costa Rica publica una notificación morada de INTERPOL para poner en guardia contra el aleteo de tiburón

LYON (Francia) – Después de que las autoridades de Costa Rica hallasen un caso de un nuevo método de "aleteo de tiburón" (práctica que consiste en cercenar las aletas de tiburón y tirar el resto del cuerpo al mar) para evitar la detección de prácticas ilícitas, INTERPOL ha difundido un aviso entre sus 190 países miembros.

En la notificación morada difundida por INTERPOL se describe un modus operandi de la técnica empleada para cortar aletas de tiburón, consistente en dejar solo una franja de piel para mantener la aleta adherida a la espina dorsal y arrojar al mar el resto del animal. Con este método se pretende eludir las leyes nacionales que prohíben esta práctica y estipulan que las aletas de los tiburones deben encontrarse "naturalmente adheridas" al cuerpo.

El caso fue descubierto por el Servicio Nacional de Guardacostas de Costa Rica, y fue presentado detalladamente por el Jefe de la Oficina Central Nacional de INTERPOL (OCN) en San José  en la segunda reunión del Grupo de Trabajo de INTERPOL sobre Delitos Pesqueros, que ha dado comienzo en Nairobi (Kenia) el lunes 4 de noviembre.

Gustavo Chinchilla, Jefe de la OCN de San José, declaró: “Aprovechamos la ocasión para animar a otros países miembros a dar a conocer distintos tipos de modus operandi para poner los delitos medioambientales en conocimiento de las fuerzas del orden. Estoy convencido de que la cooperación internacional y el empleo de herramientas de INTERPOL como las notificaciones moradas nos permitirá dar una respuesta más coordinada y eficaz a los delitos pesqueros.”

La publicación de la notificación morada, que sirve para solicitar o facilitar información sobre modus operandi, procedimientos, objetos, dispositivos o métodos de ocultación utilizados por los delincuentes, fue solicitada por Costa Rica a raíz de su primer Seminario Nacional sobre Seguridad Medioambiental, celebrado en agosto de este año en San José.

Este seminario congregó a funcionarios policiales procedentes de los organismos nacionales encargados de la aplicación de las leyes medioambientales, la policía nacional y la OCN de San José, y a funcionarios especializados de la unidad de Seguridad Medioambiental de la sede de la Secretaría General de INTERPOL, sita en Lyon (Francia), y brindó la oportunidad de entablar debates e intercambiar información sobre la pesca ilegal y otros delitos conexos.

“Una mejor comunicación y un mayor intercambio de información entre los países las fuerzas policiales suponen una ventaja añadida para los organismos encargados de la aplicación de la ley y facilitan la identificación de delincuentes y el descubrimiento de nuevas técnicas delictivas. El uso de las herramientas de INTERPOL que Costa Rica hace es un excelente ejemplo de ello”, afirmó David Higgins, jefe de la unidad de INTERPOL de Seguridad Medioambiental.

Y añadió: “Se trata de la segunda notificación morada que se publica en relación con delitos pesqueros, y esperamos que sirva para animar a otros países a hacer un mayor uso de las notificaciones de INTERPOL con el fin de hacer frente a todo tipo de delitos contra el medio ambiente".

La notificación morada se ha publicado en el marco del proyecto de INTERPOL denominado SCALE, una iniciativa mundial destinada a detectar, reprimir y combatir los delitos pesqueros. Estos delitos suponen un coste estimado anual de 23.000 millones de USD para la economía mundial y están relacionados con otras formas de delincuencia organizada y transnacional, como la corrupción, el blanqueo de capitales, la falsificación de documentos, la trata de personas y el narcotráfico.

Este proyecto vio la luz en febrero de 2013 y está financiado por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Noruega, el Departamento de Estado de Estados Unidos y la ONG The Pew Charitable Trusts. Su objetivo es concienciar sobre los delitos pesqueros, y además coordina operaciones encaminadas a luchar contra este tipo de actividades ilícitas, desmantelar las rutas de tráfico y armonizar los esfuerzos en materia de aplicación de la ley a escala nacional y regional.