All news
|
Print
31 octubre 2013 - Media release

La protección de los niños víctimas de abusos sexuales, tema central de una reunión de INTERPOL

LYON (Francia) – Especialistas de todo el mundo en identificación de víctimasonliney en protección de menores se reunieron en la sede de la Secretaría General de INTERPOL para intercambiar información a fin de identificar posibles vínculos entre las investigaciones de abusos sexuales de menores que se llevan a cabo en los distintos países del planeta.

La reunión de cuatro días (28-31 de octubre) del Grupo de INTERPOL Especializado en Delitos contra Menores congregó a 149 expertos de 38 países, de organizaciones no gubernamentales y entidades privadas con el objetivo de poner en común sus buenas prácticas para luchar contra la explotación sexual de menores y la distribución en línea de imágenes de delitos contra menores, y para identificar víctimas.

Entre los asuntos tratados cabe destacar las estrategias de prevención de este tipo de delitos, el comportamiento de los delincuentes, las operaciones encubiertas en Internet, el establecimiento de unidades nacionales dedicadas a los delitos contra los niños, la función de las redes sociales, la trata de personas y las herramientas para la identificación de víctimas. Los informes presentados mostraron que en la legislación de más de 70 países no aparece definido el concepto de imágenes de abuso de menores. En el marco de esta reunión se celebraron también una serie de talleres regionales y se organizó un foro destinado a intercambiar información actualizada sobre casos en curso.

Los participantes recomendaron la elaboración de unas directrices internacionales sobre la comprobación de los antecedentes delictivos de las personas que trabajen con niños, por ejemplo en escuelas o guarderías, y animaron a los países miembros a publicar notificaciones verdes sobre los delincuentes sexuales.  Asimismo, se debatió sobre la falta de supervisión de los menores y la facilidad de acceso de estos a los cibercafés en muchos países, así como sobre la necesidad de comprender mejor los requisitos para la obtención de licencias en todo el mundo.

Socios del sector privado, como ZiuZ y Visual Intelligence, patrocinaron la reunión, junto con Netclean, BlueBear y Videntifier. 

La colaboración internacional a través de la red de INTERPOL ha conducido hasta ahora a la identificación de cerca de 2.000 sospechosos de abusos sexuales a menores en todo el mundo, como, en un caso reciente, un voluntario de una escuela estadounidense acusado de agredir sexualmente a una niña de ocho años.

Este sospechoso, de 37 años, fue localizado y detenido solo cuatro días después de que la policía danesa transmitiese a sus homólogos, a través de la Base de Datos Internacional de INTERPOL sobre Explotación Sexual de Niños (ICSE), un vídeo en el que aparecía una víctima que los investigadores daneses deseaban identificar. Este vídeo, junto con otros aportados por la policía australiana en los que figuraba la misma víctima, sirvió para descubrir la escuela del estado de Washington en la que se había cometido el delito.

“Congregar a expertos de todo el mundo en estas reuniones de grupo de trabajo especializadas es esencial para intercambiar información sobre distintos casos, lo que puede dar lugar a nuevas pistas y conducir a la identificación de delincuentes sexuales y de sus víctimas”, declaró Michael Moran, jefe del departamento de INTERPOL de Trata de Personas y Explotación de Menores.

“Otro interés destacado de estas reuniones radica en garantizar que los investigadores cuenten con los conocimientos y las competencias que se necesitan para investigar a fondo todos los aspectos de los delitos de abusos sexuales a menores, así como para identificar a las víctimas lo antes posible y ponerlas fuera de peligro. Es importante recordar que no se trata simplemente de imágenes, sino de pruebas de abusos sexuales de menores”, concluyó Michael Moran.

La base de datos ICSE, gestionada por la unidad de INTERPOL de Delitos contra Menores y a la que pueden acceder investigadores especializados de todo el mundo, contiene material relacionado con miles de víctimas de explotación sexual, y con abusos a numerosas víctimas sin identificar que la policía de todo el mundo espera poder rescatar. 

A fin de impulsar la labor de las fuerzas del orden en la identificación de víctimas de este tipo de abusos, en 2012 se creó el Laboratorio de INTERPOL de Identificación de Víctimas (ViLab). Se trata de una herramienta móvil de investigación que permite a los usuarios que han recibido la formación pertinente ver imágenes de abusos sexuales a menores (que pueden ser censuradas en función de la audiencia) de investigaciones en curso o casos sin resolver, con el objetivo de descubrir el lugar en que han sido tomadas.