All news
|
Print
10 octubre 2013 - Media release

Decomisadas cerca de 100 toneladas de medicamentos ilícitos durante una operación de INTERPOL contra los delitos farmacológicos

LYON (Francia) – La mayor operación efectuada hasta la fecha contra los delitos farmacológicos en África Austral ha dado como resultado el decomiso de casi 100 toneladas de medicamentos ilícitos y falsificados, y la detención o investigación de 181 sospechosos.

Más de 900 funcionarios de los cinco países participantes en la operación GIBOIA (Angola, Malaui, Suazilandia, Tanzania y Zambia) llevaron a cabo entre el 1 y el 3 de octubre unas 550 redadas e inspecciones coordinadas en mercados, farmacias y clínicas, así como en puestos de venta y centros sanitarios ilícitos de unas 30 ciudades y puestos fronterizos.

Los medicamentos ilícitos y falsificados incautados, tanto de marca como genéricos, tienen un valor estimado en aproximadamente 3,5 millones de dólares estadounidenses. También se encontraron productos médicos caducados y desviados de los canales legítimos.

Los objetivos principales de la operación GIBOIA eran descubrir redes delictivas implicadas en delitos farmacológicos, investigarlas y desarticularlas, y dar a conocer a la sociedad los riesgos que suponen los medicamentos falsos y los delitos en este ámbito.

La operación, en la que participaron representantes de diversos organismos, como los servicios policiales, las autoridades reguladoras y los servicios de aduanas y anticorrupción, también tenía por objeto desarrollar la coordinación entre diversos sectores a fin de combatir de manera eficaz el problema de la delincuencia farmacológica. Estuvo coordinada por la unidad de INTERPOL de Falsificación de Productos Médicos y Delitos Farmacológicos y contó con el apoyo de la Oficina Regional de Harare.

Antes de la operación, se llevaron a cabo acciones multisectoriales coordinadas y una formación sistemática en cada uno de los países participantes. Además, el Fondo Mundial contribuyó a la labor nacional y regional con sus conocimientos especializados en capacitación y detectando e investigando desvíos de medicamentos.

“La operación GIBOIA ha permitido desvelar la enorme magnitud de los delitos farmacológicos en África Austral, y la amenaza a la protección y a la seguridad de los ciudadanos que estos representan en la región y el continente”, afirmó Aline Plançon, jefa de la unidad de Falsificación de Productos Médicos y Delitos Farmacológicos de INTERPOL.

Y añadió: “Los resultados preliminares de esta operación contra los delitos farmacológicos son atribuibles al esfuerzo conjunto realizado por los países y agencias participantes intercambiando información, con el apoyo de INTERPOL, contra las redes de delincuencia organizada que se dedican a estos lucrativos delitos”.

Entre los productos decomisados se podían encontrar versiones ilícitas y falsificadas de antibióticos, anticonceptivos, antipalúdicos y analgésicos.

Se cerraron al menos nueve puestos que vendían medicinas sin autorización en los cinco países participantes, y dos clínicas con personal no calificado en Malaui.