All news
|
Print
30 agosto 2013 - Media release

El fiscal del TPIR alaba a INTERPOL por su apoyo a las investigaciones para la detención de prófugos relacionados con el genocidio ruandés

LYON (Francia) – El Tribunal Penal Internacional de las Naciones Unidas para Ruanda (TPIR) ha elogiado a INTERPOL por el papel constante y fundamental que desempeña en la localización y detención de prófugos buscados en relación con el genocidio ruandés de 1994.

Trás la reciente publicación del manual sobre las lecciones aprendidas del tribunal penal internacional para Ruanda en relación con el seguimiento y detención de prófugos de la justicia penal internacional (The Tracking and Arrest of Fugitives from International Criminal Justice: Lessons from the International Criminal Tribunal for Rwanda), el TPIR felicitó a INTERPOL por el apoyo a las investigaciones que continúa ofreciendo a las autoridades que buscan a los prófugos que aún siguen en libertad.

El fiscal del TPIR, Hassan Bubacar Jallow, destacó la importancia de las funciones desempeñadas por distintos organismos y países miembros a fin de poner en manos de la justicia a los prófugos ruandeses acusados de genocidio.

En concreto, alabó “los logros de las operaciones de seguimiento del Tribunal, así como la dedicación de aquellos de sus funcionarios encargados de la localización de fugitivos en condiciones difíciles y a menudo peligrosas; a INTERPOL por su apoyo en investigaciones”, y a otras organizaciones por su valiosa ayuda.

Desde 2001 INTERPOL ha publicado 23 notificaciones rojas sobre personas buscadas a escala internacional a petición del TPIR; la Unidad de Apoyo a las Investigaciones sobre Prófugos de la citada organización policial ha ayudado directamente a detener a nueve sospechosos buscados por el tribunal en relación con delitos de genocidio.

Entre los detenidos con el apoyo de INTERPOL figuraban Dominique Ntawukuriryayo, un alto funcionario del distrito Gisagara que organizó la masacre de tutsis en su distrito y que fue detenido en Francia en 2007; Callize Nzabonimana, Ministro de Juventud y presunto cerebro del genocidio, que fue detenido en Tanzania en 2008; y Jean Bosco Uwinkindi, un pastor que impidió que los tutsis se refugiaran en su iglesia y que participó en múltiples atentados, detenido en Uganda en 2010.

“Debemos expresar nuestro reconocimiento por los abnegados esfuerzos realizados por la Unidad de Apoyo a las Investigaciones sobre Prófugos para encontrar a personas buscadas por genocidio. Gracias a su intenso trabajo y a su estrecha colaboración con el TPIR y las fuerzas del orden de nuestros
190 países miembros, los prófugos acusados de estos espantosos delitos han sido retirados de la circulación, con el fin de hacer del mundo un lugar más seguro para todos los ciudadanos”, declaró Ronald Noble, Secretario General de INTERPOL.

Con objeto de ayudar aún más al TPIR, INTERPOL ha desarrollado una iniciativa destinada a localizar y poner en manos de la justicia a prófugos buscados por su participación en el genocidio de Ruanda. El proyecto de INTERPOL sobre prófugos ruandeses acusados de genocidio fue creado en colaboración con el TPIR y la Fiscalía Nacional de Ruanda con la finalidad de capturar prófugos aún buscados por estas dos entidades.

Además, la Subdirección de Apoyo a las Investigaciones sobre Prófugos se ha reunido varias veces con investigadores y fiscales del TPIR en Ruanda con miras a desarrollar estrategias para la localización y detención de prófugos buscados. Las reuniones mantenidas con altos funcionarios ruandeses llevaron a la creación de un equipo especializado en prófugos dentro de la Fiscalía Nacional de Ruanda y a la introducción de un mecanismo de cooperación internacional para actuar contra los prófugos más peligrosos.

“INTERPOL está dispuesta a trabajar con el TPIR, otros tribunales penales internacionales y organismos encargados de la aplicación de la ley para presentar ante la justicia a todas aquellas personas buscadas por genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra. Los responsables de estos delitos atroces pueden huir, pero no se podrán esconder para siempre ya que INTERPOL reúne a las policías de todos nuestros países miembros en un esfuerzo común para localizar y detener hasta el último prófugo”, afirmó Stefano Carvelli, Subdirector de la Unidad de INTERPOL de Apoyo a las Investigaciones sobre Prófugos.

INTERPOL ha organizado dos cursos de formación para los investigadores de genocidios y crímenes de guerra, y hay otro curso previsto para octubre de 2013, en colaboración con el TPIR.