All news
|
Print
03 abril 2013 - Media release

INTERPOL y sus socios europeos desarrollan un sistema para establecer conexiones entre personas desaparecidas y víctimas de catástrofes

LYON (Francia) – INTERPOL y un consorcio formado por cinco entidades europeas han creado un sistema prototipo con miras a ayudar a acelerar el proceso de identificación de víctimas o personas desaparecidas tras una catástrofe, ya sea natural o provocada, y en la actividad policial diaria.

El proyecto FASTID (acrónimo en inglés de FAST and efficient international disaster victim IDentification, identificación rápida y eficaz de víctimas de catástrofes a escala internacional) ha sido desarrollado por especialistas de la Policía Federal alemana (Bundeskriminalamt, BKA), los departamentos de optoelectrónica, tecnología de sistemas y explotación de imágenes y de investigación sobre gráficos por ordenador de la sociedad alemana Fraunhofer-Gesellschaft, la empresa danesa PlassData, la Universidad de Dundee y la consultoría Crabbe Consulting Ltd., con una parte de la financiación aportada por el Séptimo Programa Marco de la Unión Europea.

Una vez el proyecto esté plenamente funcional, sus resultados servirán para crear la primera base de datos mundial centralizada que se podrá utilizar rápidamente para identificar a personas desaparecidas y relacionarlas con cadáveres sin identificar. La futura base de datos está concebida para que puedan utilizarla los equipos que trabajan sobre el terreno en intervenciones posteriores a catástrofes, o por las policías nacionales cuando intentan averiguar la identidad de personas desaparecidas, incapaces de identificarse a sí mismas o cadáveres sin identificar.

Basándose en las herramientas de que dispone INTERPOL, especialmente sus protocolos de identificación de víctimas de catástrofes reconocidos a escala mundial, junto con las notificaciones amarillas (sobre personas desaparecidas), el sistema de la base de datos permite realizar búsquedas de perfiles de ADN y datos dentales, además de combinar interfaces con otras bases de datos, como la de huellas dactilares.

Recientemente, las entidades que colaboran en el proyecto FASTID y 21 países miembros voluntarios han concluido una fase de prueba para evaluar la facilidad del envío de datos, la realización de búsquedas en el sistema y la exactitud de la información. Asimismo, se ha redactado un manual sobre identificación de víctimas de catástrofes (IVC), disponible en línea, con miras a garantizar que los equipos internacionales encargados de esta tarea adoptan un planteamiento homogéneo a la hora de registrar las características físicas de las personas. La investigación también ha dado lugar a la creación de un catálogo de imágenes integradas en el sistema que ayudan a describir los efectos personales y los rasgos físicos.

Como parte del proyecto FASTID, también se ha investigado sobre métodos de recuperación de imágenes, tales como un método de comparación de tatuajes y otras modificaciones del cuerpo, además de técnicas de reconocimiento facial como la reconstrucción craneofacial y la superposición de imágenes, que en un futuro se podrán integrar en el sistema.

“Resulta esencial que los organismos encargados de la aplicación de la ley y los primeros en intervenir donde han ocurrido grandes catástrofes puedan acceder a un registro mundial de datos que les garantice una identificación rápida y eficaz de víctimas o personas desaparecidas”, afirmó  Peter Ambs, jefe del proyecto FASTID de INTERPOL. “Al permitir la disponibilidad del sistema a través de la red mundial de INTERPOL, la policía y aquellos que intervienen en caso de catástrofe en todo el mundo podrán acceder a este sistema siempre y cuando lo necesiten”.

Tras el maremoto ocurrido en Asia en 2004, la Asamblea General de INTERPOL aprobó una resolución por la que se reconoce la necesidad de crear una base de datos mundial a fin de mejorar las labores de identificación de víctimas.