All news
|
Print
29 marzo 2013 - Media release

INTERPOL aplaude la detención de unos presuntos ladrones de joyas a su llegada a Kiev

LYON (Francia) – La detención en el aeropuerto internacional de Ucrania de dos prófugos buscados por los Emiratos Árabes Unidos por un robo de joyas valiosas pone de manifiesto la importancia esencial de la rapidez en la cooperación policial internacional y en el intercambio de información a través de INTERPOL, declaró un alto cargo de INTERPOL.

Los dos hombres buscados, uno de nacionalidad turca y el otro azerbaiyano, son objeto de una difusión de INTERPOL, un aviso a escala mundial enviado por la Oficina Central Nacional de INTERPOL (OCN) en Abu Dhabi.

Los hombres fueron detenidos en Kiev a raíz del trabajo en estrecha coordinación que realizó el Centro de Mando y Coordinación de INTERPOL (CCC) con sus OCN en Abu Dhabi y Kiev, así como con su Subdirección para el Próximo Oriente y el Norte de África, con objeto de localizar a los dos hombres buscados mientras estos viajaban en un avión con destino a Kiev.

En cuanto los sospechosos llegaron al aeropuerto de Kiev y fueron detenidos, les fueron requisados joyas y otros objetos supuestamente robados.

“Este caso demuestra los buenos resultados tangibles que los países miembros de INTERPOL pueden lograr trabajando juntos, especialmente cuando cuentan con el apoyo del Centro de Mando y Coordinación de INTERPOL y con herramientas policiales de alcance mundial”, afirmó Mick O’Connell, Director de Apoyo Policial Operativo de INTERPOL.

"Las Oficinas Centrales Nacionales de INTERPOL en Abu Dhabi y Kiev y las autoridades policiales de Dubai y Ucrania son dignas de encomio por haber compartido con la red mundial de nuestra organización unos datos de identificación esenciales para poder aprehender a estos prófugos internacionales", señaló Mick O'Connell.

El Centro de Mando y Coordinación de INTERPOL es la sala de operaciones de la sede de la Secretaría General de esta organización internacional. Al trabajar de consuno con un segundo CCC que abrió sus puertas en Buenos Aires (Argentina) en 2011, es un punto de contacto esencial para los países miembros que necesitan urgentemente información policial o servicios, o que se enfrentan a una situación de crisis.