All news
|
Print
07 noviembre 2013

INTERPOL pone en marcha el proyecto EDEN para combatir las prácticas ilegales en materia de desechos

NAIROBI (Kenia) – El proyecto EDEN de INTERPOL, dirigido contra el comercio y el vertido ilícitos de desechos, se ha puesto oficialmente en marcha en el marco de los actos sobre el cumplimiento y la ejecución de las normas medioambientales celebrados por INTERPOL en Kenia.

A través del proyecto EDEN, INTERPOL trata de destacar la importancia de este delito transnacional que, además de poner en peligro la calidad del medio ambiente a escala mundial y suponer un considerable riesgo para la salud humana, socava los convenios internacionales, reduce los ingresos de las instalaciones de tratamiento legales y causa un perjuicio económico debido a la pérdida de materias primas recuperables.

La necesidad de luchar contra las tendencias delictivas que ponen en peligro la calidad del medio ambiente, entre ellas las relacionadas con el flujo de desechos electrónicos y de otro tipo de materiales, como los neumáticos y las pilas, fue uno de los temas principales de la 18ª reunión del Grupo de Trabajo sobre Delitos de Contaminación, celebrada a principios de esta semana también en Nairobi y a la que asistieron cerca de 70 participantes procedentes de 35 países.

En el marco del proyecto EDEN, INTERPOL ampliará su labor destinada a mejorar la capacidad de las fuerzas del orden para detectar los cargamentos y vertederos ilegales, y fomentará el intercambio de información y las actividades de aplicación de la ley basadas en información policial, a fin de contribuir a la identificación y desarticulación de las redes delictivas responsables del tráfico ilícito de desechos.

“Las repercusiones de la contaminación provocada por el vertido y la mala gestión de residuos tienen un alcance mundial, y afectan a la calidad de nuestro aire, agua y suelo”, declaró Cees Van Duijn, funcionario especializado de la unidad de INTERPOL que se ocupa de la seguridad del medio ambiente.

“Por medio del proyecto EDEN, INTERPOL apoyará los esfuerzos que realizan sus países miembros para aplicar sus legislaciones nacionales y regular el transporte internacional de desechos, con miras a garantizar unos entornos locales más sanos y ayudar a proteger la integridad global de nuestro medio ambiente en todo el mundo”, añadió Van Duijn.

A raíz de la reciente puesta en marcha del proyecto CWIT, dirigido contra el tráfico ilícito de desechos de equipos electrónicos y eléctricos, INTERPOL y sus socios llevarán a cabo una investigación exhaustiva sobre el mercado ilícito de los desechos electrónicos en Europa y formularán recomendaciones de carácter técnico y normativo.

INTERPOL ya ha coordinado una serie de operaciones centradas en determinados flujos de desechos, como, por ejemplo, el de desechos electrónicos entre Europa y África, y el de residuos peligrosos entre Estados Unidos y Canadá.