All news
|
Print
11 enero 2013

Reunión de INTERPOL sobre los vínculos entre el tráfico de productos ilícitos y la delincuencia organizada

LYON (Francia) – Unos 40 funcionarios de las fuerzas del orden y representantes del sector privado, procedentes de 13 países, se dieron cita ayer en la sede de la Secretaría General de INTERPOL para abordar las relaciones entre el tráfico ilícito y la delincuencia organizada.

La reunión de evaluación de las investigaciones sobre la delincuencia organizada, celebrada el 10 de enero, ha servido de plataforma para la creación de un repertorio de INTERPOL que permita ilustrar las relaciones entre la fabricación y distribución de bienes ilícitos y los grupos de delincuencia organizada transnacional, así como los posibles vínculos con el terrorismo. Este repertorio se basará en unos 25 o 30 estudios de casos concretos en los que las conexiones con la delincuencia organizada se han demostrado claramente.

“Tenemos la responsabilidad de garantizar que los responsables políticos de los gobiernos y los jefes de policía sean conscientes del alcance de la delincuencia organizada transnacional que tiene lugar a escala nacional, regional y mundial, para que puedan tomar decisiones con conocimiento de causa. Dicha responsabilidad se extiende a las entidades del sector privado que se ven amenazadas por este fenómeno, en particular en lo que respecta a todos los aspectos del tráfico de productos ilícitos”, declaró Jean-Michel Louboutin, Director Ejecutivo de Servicios Policiales de INTERPOL.

En esta reunión se explicó a los asistentes que el cometido de INTERPOL es facilitar la colaboración policial transfronteriza, así como apoyar y ayudar a todas las organizaciones, las autoridades y los servicios cuya labor consiste en prevenir o combatir la delincuencia internacional.

“La necesidad de colaborar con todas las partes interesadas para combatir la delincuencia organizada transnacional en todas sus formas constituye la esencia nuclear de este cometido, ya que INTERPOL está en una posición única para tender puentes entre todos los interesados”, añadió  Jean-Michel Louboutin.

El Programa de INTERPOL contra el Tráfico de Productos Ilícitos, puesto en marcha en 2012, tiene por objeto reconocer, desbaratar y desmantelar las redes de delincuencia organizada transnacional que organizan estos delitos.

Las actividades del programa giran en torno a tres ámbitos: operaciones, formación y desarrollo de las bases de datos, y tienen por objetivo ayudar a analizar tendencias y a llevar a cabo con más eficacia las intervenciones de INTERPOL sobre el terreno en colaboración con los servicios policiales y aduaneros, los organismos reguladores y el sector privado.