All news
|
Print
14 diciembre 2012 - Media release

Una operación conjunta de INTERPOL y Europol permite decomisar a escala mundial alimentos falsos e ilícitos

Una operación conjunta entre INTERPOL y Europol, destinada a decomisar productos alimenticios y bebidas que incumplían las normas mínimas de calidad y a combatir las redes delictivas que se dedican a traficar con ellos, ha dado lugar a la incautación de más de 135 toneladas de artículos susceptibles de ser peligrosos, que abarcan desde productos utilizados en la vida diaria, como café, cubos de caldo y aceite de oliva, hasta alimentos de lujo como trufas y caviar. En las investigaciones relacionadas con la operación OPSON II se decomisaron asimismo 100 toneladas de alimentos no declarados o potencialmente peligrosos.

La operación OPSON II, que tuvo lugar del 3 al 9 de diciembre y contó con la participación de 29 países de todas las regiones del mundo, permitió recuperar más de 385.000 litros de productos líquidos falsificados como vodka, vino, salsa de soja y zumo de naranja. Se decomisó también pescado, marisco y carne que no se consideraban aptos para el consumo humano, además de condimentos y barras de dulce falsas.

Los alimentos y las bebidas falsos y que no cumplen los requisitos mínimos de calidad se suelen fabricar, transportar y almacenar sin tener en cuenta ninguna norma ni control de higiene; los consumidores que los compran ponen en peligro su salud y su seguridad,  mientras las redes delictivas obtienen pingües beneficios que pueden destinar a la financiación de otras actividades ilegales, como la trata de personas o el narcotráfico.

El número de países participantes en la operación OPSON ha aumentado de 10 en 2011 hasta casi 30 este año, un incremento que, según Simone Di Meo, funcionario especializado del Programa de INTERPOL contra el Tráfico de Productos Ilícitos, refleja una creciente sensibilización sobre el problema y la implicación de las redes de delincuencia organizada.

“Este año, la operación trasciende las fronteras de Europa para contar con la participación de países de África, Asia y el continente americano, lo que nos permitirá reunir aún más información policial sobre las redes que están detrás de estas actividades delictivas y poder identificar sus vínculos internacionales con otros tipos de delincuencia”, declaró
Simone Di Meo.

En la semana dedicada a la puesta en práctica de la operación, coordinada por INTERPOL y Europol, participaron cuerpos policiales, servicios de aduanas y diversos organismos nacionales encargados de la regulación de alimentos, así como entidades colaboradoras del sector privado. Se efectuaron inspecciones y redadas en aeropuertos, puertos, tiendas, mercados y viviendas particulares.

“Esta operación nos permite demostrar a las redes implicadas en estos delitos que no están seguras y, lo que no es menos importante, que estamos ayudando a proteger la seguridad y la salud pública. En muchos casos, la calidad del embalaje de los alimentos y bebidas falsos está tan bien lograda que es posible que los consumidores ni siquiera sepan que están comprando productos ilícitos y que pueden estar poniendo sus vidas en peligro”, señaló Chris Vansteenkiste, jefe del proyecto del Equipo de Europol sobre Delitos contra la Propiedad Intelectual.

Los objetivos principales de la operación OPSON (que en griego antiguo significa “comida”) consisten, entre otros, en desarrollar una cooperación práctica entre los organismos nacionales encargados de la aplicación de la ley, los servicios de regulación de alimentos y fármacos, y las empresas privadas, así como en descubrir los grupos delictivos que se dedican al tráfico de estos productos y sensibilizar en mayor medida a los consumidores y Estados sobre este tipo de delitos.

En la operación OPSON II participaron los países siguientes: Alemania, Austria, Bélgica, Benín, Bulgaria, Chipre, Colombia, Côte d’Ivoire, Dinamarca, Eslovaquia, España, Estados Unidos, Francia, Grecia, Hungría, Islandia, Italia, Jordania, Letonia, Nigeria, Países Bajos, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumania, Sudáfrica, Suecia, Tailandia y Turquía.

Las investigaciones prosiguen en numerosos países. Si desean información adicional sobre las actividades nacionales, pueden ponerse en contacto con los organismos encargados de la aplicación de la ley de los países correspondientes.

Bérengère Dréno, Europol Criminal Intelligence Officer

José Vicente Gómez Mateo, Jefe del Área de Calidad Alimentaria de la Comunidad de Madrid

Seizure of fake caviar in Spain (Operation Opson II)

INTERPOL Criminal Intelligence Officer, Simone Di Meo

Comandante Emilio J. Verón Bustillo, Unidad Técnica de Policía Judicial