All news
|
Print
08 agosto 2012 - Media release

Una operación de INTERPOL conduce a la detención del cerebro de una red de contrabando de automóviles que movía millones de euros

LYON (Francia) – El presunto cerebro de una red mundial de contrabando, que, según las estimaciones, desde 2009 había traficado con vehículos deportivos y de lujo valorados en unos seis millones de euros, ha sido detenido a raíz de una operación coordinada por INTERPOL.

Este hombre, de nacionalidad rusa, fue capturado en Venecia (Italia), en el marco de la operación EASTBOUND de INTERPOL destinada a coordinar las investigaciones llevadas a cabo por 14 países miembros sobre un grupo delictivo radicado en el Este de Rusia, responsable del robo de más de 30 automóviles en toda Europa para su venta en el Sureste de Asia, Rusia y Australia.

Los vehículos, de gran valor -de las marcas Ferrari, Lamborghini, Porsche y Bentley-, se robaban principalmente en agencias de alquiler de automóviles de Alemania, Austria, Francia, España, Italia y Suiza y a continuación se enviaban a los puntos de destino desde el sur de Francia en barco de contenedores o avión, una vez extraídos de ellos los sistemas de localización GPS que pudieran tener.

A fines de 2010 la policía fue informada de que cuatro vehículos deportivos previamente robados en España se iban a embarcar ilícitamente en Marsella, en el sur de Francia, rumbo a Japón. Tras las labores de coordinación realizadas a través de INTERPOL, poco después de zarpar, a principios de 2011, el carguero fue desviado a Nápoles (Italia), donde fueron recuperados los cuatro vehículos. En una intervención simultánea, la policía suiza decomisó en la estación ferroviaria de Génova una maleta que contenía material para la falsificación de documentos.

Tras una reunión de trabajo de los participantes en la operación EASTBOUND celebrada en marzo de 2011 en la sede de la Secretaría General de INTERPOL, en la que intercambiaron entre sí información sobre la estructura de la red delictiva y las pistas del dinero, en diciembre se identificó y detuvo en Letonia a un importante miembro de la red delictiva.

Cuando se detuvo en julio en el aeropuerto de Venecia al presunto cerebro de la red, la información hallada en poder de este ciudadano ruso de 36 años indicaba que el grupo se preparaba para otra operación de tráfico ilícito en Europa y otros continentes.

“El éxito de la operación EASTBOUND ha consistido en reunir a los países miembros afectados, permitirles intercambiar material crucial para la investigación y ofrecerles una plataforma para una actuación coordinada que, en última instancia, ha conducido a la desarticulación de la red de delincuencia organizada responsable del robo y el contrabando de vehículos valorados en millones de euros y a la detención de su presunto jefe”, declaró Bernd Rossbach, Director de Delincuencia Especializada de INTERPOL.

“Este importante logro es fruto de la dedicación permanente y el trabajo continuo de los policías asignados a estos casos y de su voluntad de cooperar a través de INTERPOL”, concluyó Rossbach.

Dado que la investigación está aún en curso, todavía no se ha difundido el nombre del ciudadano ruso. Si desean más información sobre las investigaciones llevadas a cabo a escala nacional, pueden ponerse en contacto con los organismos encargados de la aplicación de la ley de los 14 países participantes: Alemania, Australia, Austria, Emiratos Árabes Unidos, España, Estonia, Filipinas, Francia, Italia, Japón, Letonia, Lituania, Rusia y Suiza.