All news
|
Print
27 marzo 2012 - Media release

La Cumbre de Seguridad Nuclear reconoce la labor de INTERPOL contra el contrabando de materiales nucleares

SEÚL (Corea) – Los líderes mundiales presentes en la Cumbre de Seguridad Nuclear han hecho hincapié en la necesidad de impedir que agentes no estatales, especialmente terroristas, adquieran materiales nucleares y radiactivos, y también se han comprometido a fortalecer la cooperación y a promover un mayor intercambio de información con INTERPOL para combatir el tráfico ilícito de material nuclear.

Esta reunión de dos días (26 y 27 de marzo), celebrada en Corea, a la que han asistido más de 50 jefes de Estado y organizaciones internacionales, también ha servido para identificar los ámbitos en los que los Estados miembros necesitan reforzar la cooperación para combatir la amenaza de terrorismo nuclear y proteger los materiales radiactivos y las instalaciones donde se encuentran.

El Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble, dirigiéndose a la audiencia, ha declarado que el riesgo de contrabando de materiales nucleares y radiológicos es muy claro, como lo confirma la información policial reunida sobre más de 2.700 casos en el marco del proyecto GEIGER de INTERPOL, que forma parte del Programa de Prevención del Terrorismo con Materiales QBRNE de esta organización.

Y ha añadido, “nuestro objetivo común es asegurarnos de que el único caso al que tengamos que enfrentarnos no se produzca nunca”.

“Para evitar que se realice una operación de contrabando de material nuclear y que este pueda ser utilizado posteriormente para fabricar un artefacto explosivo artesanal, serán necesarias una comunicación transfronteriza rápida y segura entre las fuerzas del orden, la capacidad de identificar a los contrabandistas y seguirles la pista sobre el terreno, y una acción multinacional rápida y coordinada”, ha declarado el máximo dirigente de INTERPOL.

Y ha concluido, “esto es exactamente lo que INTERPOL puede aportar a través de su red y mediante la operación FAIL SAFE. Este es el ingente potencial que hay detrás del llamamiento que la Cumbre ha efectuado a los Estados para que intercambien información por conducto de INTERPOL”.

La operación FAIL SAFE aporta a la policía de todo el mundo una mayor capacidad de seguimiento de los traficantes de material radiactivo y nuclear, principalmente mediante el uso del sistema de notificaciones de INTERPOL. Las notificaciones verdes se publican para avisar a los países miembros sobre las actividades delictivas de una persona, si se considera que esta comporta un peligro para la seguridad pública.

En el marco de la operación FAIL SAFE, los funcionarios encargados de la aplicación de la ley que trabajan en los puestos fronterizos podrán acceder de manera instantánea a las bases de datos de INTERPOL para comprobar si una persona es objeto de una notificación verde. Un resultado positivo activará el envío de un mensaje de alerta
-con información sobre la identidad del individuo y el país donde se encuentra- al Centro de Mando y Coordinación de INTERPOL, que se encuentra en Lyon (Francia), en la sede de la Secretaría General de la organización policial, y está activo las 24 horas del día, que a su vez notificará el hecho a los responsables del Programa de Prevención del Terrorismo con Materiales QBRNE.

Este proceso de aviso y notificación, coordinado por el citado programa de INTERPOL, permitirá a los organismos encargados de la aplicación de la ley detectar los movimientos de las personas reseñadas y mejorar la cooperación y la coordinación de sus actividades destinadas a combatir el contrabando de materiales nucleares en todo el mundo.