All news
|
Print
16 diciembre 2011 - Media release

Las autoridades policiales estadounidenses utilizan la base de datos mundial de INTERPOL para la detención y posterior condena de un violador en serie que actuaba en California

El cotejo de perfiles de ADN en las bases de datos de INTERPOL ha sido fundamental para la identificación del sospechoso


LYON (Francia) ? La condena en Estados Unidos de un ciudadano afgano buscado a escala internacional por una serie de violaciones, tras ser detenido en Austria en 2010 gracias a la coincidencia entre perfiles de ADN a raíz de un cotejo efectuado por INTERPOL, ha sido acogida por el Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble, como un ejemplo de lo que se pude lograr a través de la cooperación policial internacional.

Ali Achekzai, de 33 años, que había huido de Estados Unidos a Austria tras ser acusado de violación en 2004, fue declarado culpable de agresión sexual a dos mujeres y de tentativa de agresión sexual a una tercera el pasado jueves por un tribunal de Santa Ana, California. En 2010 había sido extraditado a Estados Unidos desde Austria, después de que en diciembre de 2009 agentes del departamento de policía de Tustin, California, en colaboración con el laboratorio de policía científica del condado de Orange, enviaran un perfil de ADN vinculado con las agresiones cometidas en Estados Unidos a la sede de la Secretaría General de INTERPOL, sita en Lyon.

La base de datos mundial de INTERPOL sobre ADN descubrió una coincidencia entre este perfil y otro enviado por Austria en el marco de la investigación de una violación perpetrada en Salzburgo en abril de 2009. Inmediatamente después de confirmar esta concordancia, la unidad de ADN de INTERPOL avisó a las autoridades estadounidenses y austriacas que, a continuación, intercambiaron otros datos de la investigación, entre ellos huellas dactilares y fotografías que corroboraron la identidad de Achekzai, que en aquel momento vivía en Salzburgo bajo un nombre ficticio.

“Este caso pone de manifiesto la importancia de que los organismos encargados de la aplicación de la ley consulten las bases de datos mundiales cuando cuenten con perfiles de ADN sin identificar de muestras tomadas en lugares donde se han cometido delitos graves. Un violador a escala internacional ha sido puesto en manos de la justicia y varios delitos nacionales han sido resueltos gracias a las herramientas de la comunidad policial y a su colaboración internacional”, declaró Ronald Noble, Secretario General de la organización policial.

“La identificación, detención y condena de Ali Achekzai ha sido posible gracias a que los investigadores de California enviaron el perfil de ADN del sospechoso a INTERPOL, a que Austria compartió información sobre un caso policial de su competencia, y a la coordinación entre las Oficinas Centrales Nacionales de INTERPOL en Viena y Washington, y la unidad de ADN en Lyon.”

“Si no hubieran actuado así, es muy probable que este brutal violador en serie ya condenado siguiera aún en libertad.”

“La base de datos mundial de INTERPOL sobre ADN ha sido un elemento crucial para la detención de Achekzai. Esta condena muestra el valor añadido que INTERPOL puede aportar a las investigaciones de todo el mundo estableciendo conexiones entre casos que en principio no parecen estar relacionados entre sí”, concluyó el Sr. Noble.

La base de datos de INTERPOL sobre ADN –la única en su género de carácter mundial– fue creada en 2003 y actualmente contiene unos 115.000 perfiles aportados por 59 países miembros, entre los que ya se han detectado 351 coincidencias a escala internacional, que han sido notificadas a los países miembros afectados.

Todos los perfiles de ADN enviados a INTERPOL son anónimos, y los países remitentes conservan la propiedad de los datos de los perfiles y controlan su registro, consulta y eliminación de acuerdo con sus respectivas leyes nacionales. Los delegados asistentes a la reunión de la Asamblea General de INTERPOL celebrada en Singapur en 2009 aprobaron una resolución por la que se instaba a la ampliación del acceso a las bases de datos de INTERPOL sobre perfiles de ADN y huellas dactilares a los funcionarios de los países miembros que trabajan en primera línea, y a su mayor utilización para ayudar a resolver delitos
e identificar a prófugos por medio del cotejo de datos.