All news
|
Print
24 noviembre 2011 - Media release

Las Naciones Unidas instan a la cooperación con INTERPOL para impulsar la lucha contra la piratería marítima

LYON (Francia) – El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha aprobado por unanimidad una resolución en la que se pide a los 193 Estados miembros que faciliten información a INTERPOL en el marco de una respuesta integral y de alcance mundial a los actos de piratería marítima que se llevan a cabo frente a las costas de Somalia.

Tras elogiar a INTERPOL por haber creado una base de datos mundial sobre piratería marítima, a fin de reunir la información disponible sobre la piratería frente a las costas de Somalia y facilitar la realización de análisis que permitan adoptar medidas para hacer cumplir la ley, la resolución 2020 (2011) de la ONU “insta a todos los Estados a transmitir dicha información a la INTERPOL por los cauces apropiados, para su utilización en la base de datos”.

Dicha resolución, que fue aprobada el pasado martes, reconoce los logros obtenidos desde la aplicación de la resolución 1950 (2010), en la que se pedía a todos los Estados miembros que cooperasen con INTERPOL y Europol para combatir las redes delictivas implicadas en la piratería marítima frente a las costas de Somalia.

“Esta nueva resolución de la ONU es importante por cuanto refrenda el papel central que se asigna al intercambio de información vía INTERPOL para combatir las redes delictivas que respaldan la piratería marítima”, ha declarado Ronald Noble, Secretario General de la organización policial.

“En ella se reconoce que las fuerzas del orden a escala internacional aportan el vínculo crucial entre las detenciones practicadas a raíz de intervenciones militares y la investigación y el enjuiciamiento de los piratas marítimos, así como de las redes delictivas asociadas a ellos”, ha asegurado el jefe de INTERPOL.

La colaboración entre dicha organización policial y Europol en materia de intercambio de información y de análisis de material relacionado con la piratería ya ha conducido al descubrimiento de vínculos entre una serie de casos y personas, basándose en el estudio de ADN, huellas dactilares y datos telefónicos.

A este respecto, Bernd Rossbach, Director Ejecutivo en funciones de los Servicios Policiales de INTERPOL, ha añadido: “Para combatir la piratería marítima se requiere la adopción de un enfoque colectivo, que reúna información y recursos a través de alianzas estratégicas. Las herramientas de alcance mundial de nuestra organización y su colaboración con socios internacionales, como las Naciones Unidas y Europol, desempeñan un papel crucial en la lucha contra este problema de delincuencia transnacional, en el que están implicados grupos de delincuentes, rehenes y rescates”.

La aprobación de la citada resolución 2020 (2011) ha tenido lugar al mismo tiempo que se imparte un curso en Seychelles, en el marco de un proyecto de INTERPOL, patrocinado por la Unión Europea, sobre capacitación y buenas prácticas de gestión del lugar de los hechos para luchar contra la piratería marítima en el Cuerno de África.

La Asamblea General de INTERPOL, en su reunión celebrada en Hanói del 31 de octubre al 3 de noviembre de 2011, aprobó una resolución por la que se instaba a sus 190 países miembros a compartir información relacionada con la piratería marítima mediante la difusión de notificaciones de INTERPOL y a alimentar las bases de datos de dicha organización, en particular las dedicadas a la piratería marítima y los barcos robados a escala mundial.