All news
|
Print
24 octubre 2011 - Media release

Una subvención de la Fundación Sloan da un nuevo impulso a la iniciativa mundial de INTERPOL contra el terrorismo radiológico y nuclear

 

LYON (Francia) – La lucha internacional de las fuerzas del orden contra el peligro que plantea el terrorismo radiológico y nuclear se ha visto considerablemente reforzada después de que la Fundación Sloan concediera una subvención para un periodo de tres años por importe de 1.600.000 USD, destinada a potenciar el programa de INTERPOL para la prevención del terrorismo radiológico y nuclear.

La subvención permitirá impulsar las medidas adoptadas dentro del citado programa de INTERPOL para concienciar a la comunidad internacional de las fuerzas del orden sobre este peligro, así como ampliar los programas de formación policial y reforzar la aplicación de la legislación pertinente en los 188 países miembros de INTERPOL.

Paula J. Olsiewski, Directora de Programas de la Fundación Sloan, hizo la declaración siguiente: “El terrorismo radiológico y nuclear afecta a todos los países. Consideramos que INTERPOL se encuentra en una posición privilegiada para ayudar a los organismos encargados de la aplicación de la ley de todo el mundo a comprender mejor y a atajar este problema de ámbito mundial”.

La subvención se utilizará para desarrollar los tres pilares principales de la estrategia de INTERPOL contra el peligro que plantean los materiales radiactivos y nucleares: análisis de información criminal, impartición de cursos y apoyo operativo.

“El terrorismo radiológico y nuclear supone un peligro de consecuencias transnacionales, por lo que la cooperación internacional entre países y entre organizaciones internacionales es un elemento crucial en la estrategia mundial de INTERPOL para hacerle frente”, declaró el Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble.

“Gracias al firme apoyo de la Fundación Sloan, INTERPOL podrá proporcionar a sus países miembros una información, una formación y un apoyo cruciales para reducir este peligro”, añadió el jefe de INTERPOL.

La idea central de esta iniciativa de INTERPOL es que ninguna organización dispone de la capacidad necesaria para enfrentarse a este problema por sí sola. Por lo tanto, INTERPOL defiende el postulado de que la policía, los servicios sanitarios y los organismos dedicados a la reglamentación y la elaboración de directrices deben unirse para poder afrontar esta amenaza de forma preventiva.

A este respecto, una cumbre mundial de INTERPOL celebrada en mayo del presente año en Lyon marcó el rumbo de la colaboración y prevención en materia de lucha contra el terrorismo radiológico y nuclear, adoptando un enfoque colectivo integrado que se basa en las alianzas internacionales y permite sacar partido de los conocimientos especializados disponibles en todos los sectores.