All news
|
Print
10 mayo 2011 - Media release

El jefe de INTERPOL hace un llamamiento en una reunión del G8 para trazar un plan que consagre la cooperación sistemática contra el tráfico de cocaína

PARÍS (Francia)  El dirigente máximo de INTERPOL hizo un llamamiento en un foro sobre seguridad del G8, celebrado en París, para la adopción de un nuevo planteamiento en materia de cooperación e intercambio de información a escala mundial para la lucha contra el tráfico de drogas, al subrayar la función crucial de INTERPOL como plataforma internacional para el intercambio de información policial operativa a fin de combatir el tráfico transatlántico de cocaína.

Esta reunión, celebrada bajo los auspicios de la Presidencia francesa del G8, congregó a los Ministros del Interior de los países que integran este grupo; así como a varias organizaciones internacionales, entre ellas INTERPOL, Europol y la ONUDD; y a los representantes de 14 países afectados por el tráfico de cocaína. En el marco del foro, el Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble, hizo hincapié en la necesidad de mejorar el intercambio de información policial y la cooperación entre los servicios encargados de la aplicación de la ley a fin de combatir este fenómeno delictivo. Además, subrayó la función que INTERPOL desempeña al facilitar el acceso a información crucial a través de sus herramientas y servicios mundiales. Asimismo, en un acto paralelo, el Secretario General se entrevistó con el Ministro francés del Interior, Claude Guéant.

El Sr. Noble afirmó que el tráfico de cocaína a escala mundial representa 88.000 millones de USD, y que más de la mitad de esta droga va destinada a los mercados de Europa y América del Norte, por lo que este tipo de narcotráfico internacional comporta un peligro para la estabilidad social y económica del planeta y constituye “una amenaza muy presente” para el bienestar de los ciudadanos de todo el mundo, requiriendo, así pues, de la comunidad internacional una nueva respuesta “que trascienda fronteras”.

"Una represión y unos decomisos eficaces son componentes importantes para el éxito de toda estrategia encaminada a combatir el tráfico de cocaína, pero ¿debemos conformarnos con detener cargamentos seleccionados y mermar rutinariamente los suministros de cocaína, o bien debemos asegurarnos de que cada decomiso, cada medida represiva y cada investigación nacional nos acerquen un poco más a nuestro objetivo de neutralizar un peligro mundial?”, planteó el Sr. Noble.

"Nuestra meta común debe ser la de un mundo donde la información policial se recopile en el lugar de los hechos y, a partir de ahí, se transmita de manera sistemática a través de las plataformas policiales mundiales existentes, a fin de localizar las redes de tráfico y desarticularlas, pero nos enfrentamos a un panorama en el que las regiones escogidas por los narcotraficantes carecen a menudo de las capacidades fundamentales para permitir un rápido almacenamiento e intercambio de la información policial”.

En el foro del G8 se explicó cómo se están aplicando importantes medidas para solventar estas carencias, por ejemplo a través de la Iniciativa para la Costa de África Occidental, en el marco de la cual INTERPOL colabora con las Naciones Unidas y la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) con el fin preciso de crear unidades transnacionales de lucha contra la delincuencia formadas por distintos organismos y capaces de llevar a cabo investigaciones transfronterizas basadas en información policial.

Paralelamente, gracias al apoyo de Canadá y de la Comisión Europea, el proyecto AIRCORP permitirá combinar los puntos fuertes de las Naciones Unidas, INTERPOL y la Organización Mundial de Aduanas para crear grupos conjuntos de intervención. Estos operarán en los principales aeropuertos y dispondrán de acceso al sistema de comunicación policial protegida de INTERPOL (I-24/7) y a sus bases de datos, incluida la de documentos de viaje robados y perdidos, que contiene más de 23 millones  de registros aportados por 158 países.

"Los avances realizados gracias a estas iniciativas nos indican que vamos por el buen camino, pero para poder obtener un verdadero éxito es preciso que este progreso vaya seguido de un cambio de modelo, ya que en el caso del narcotráfico hemos actuado a menudo en un mundo nuevo sin abandonar nuestros viejos esquemas mentales, entre los que figura la reticencia para compartir información con otros países”, añadió el Sr. Noble.

"Tan solo aplicando este nuevo modelo, algún día podremos no solo dar alcance a los narcotraficantes y estar al corriente de los próximos cambios en las rutas de tráfico, sino incluso prever dichos cambios y ser los primeros en atacar”, concluyó el jefe de INTERPOL en su llamamiento al foro del G8, como fuente primordial de impulso y orientación mundial, para que hiciera del intercambio sistemático de información policial a escala internacional una prioridad esencial.   

Los asuntos hoy tratados en el foro del G8 sobre narcotráfico internacional ocuparán un lugar destacado en el orden del día de la Conferencia Regional de las Americas de INTERPOL, que tendrá lugar en Aruba del 6 al 8 de julio de 2011.