All news
|
Print
01 febrero 2011 - Media release

La actuación a escala mundial contra los delitos cometidos con armas de fuego, tema central de una conferencia de INTERPOL sobre balística forense

LYON (Francia) — En la sede de la Secretaría General de INTERPOL se ha abierto una reunión internacional con el propósito de estudiar las tendencias y los avances registrados a escala nacional e internacional en el ámbito del análisis y las investigaciones sobre balística forense, y con miras a recomendar buenas prácticas internacionales encaminadas a adoptar una respuesta mundial ante el peligro que suponen los delitos cometidos con armas de fuego.

Este simposio de tres días de duración (se celebra del 1 al 3 de febrero) ha sido organizado en colaboración con la empresa canadiense Forensic Technology. En él se han reunido más de 200 especialistas en balística, forenses, profesionales de las fuerzas del orden, administradores en materia de seguridad pública, representantes de instancias decisorias y directores de organismos nacionales procedentes de más de 75 países miembros de INTERPOL.

En la inauguración de la conferencia, el Secretario General de esta organización, Ronald Noble, afirmó que, al representar una amenaza para la seguridad de los ciudadanos de cualquier país, las armas de fuego también comportan “un peligro más amplio” para la seguridad, la estabilidad y el desarrollo de las naciones.

Declaró asimismo que la red de INTERPOL de información sobre balística (IBIN, por sus siglas en inglés) permitirá a los funcionarios de primera línea establecer relaciones entre distintos delitos que de otro modo podrían pasar inadvertidas.

"Constantemente descubrimos vínculos entre delitos cometidos con armas de fuego y otras actividades delictivas, desde la corrupción y la delincuencia organizada hasta la trata de personas y el terrorismo. Las armas de fuego y las actividades que guardan relación con ellas no conocen fronteras, por lo que se requiere una respuesta mundial, e INTERPOL ocupa un lugar privilegiado para aportarla”, señaló el Sr. Noble.

"Al igual que ocurre con la información dactiloscópica, el intercambio internacional de datos balísticos permitirá descubrir vínculos a escala internacional entre delitos y delincuentes," añadió el Sr. Noble.

El tema central del simposio fue el intercambio de información policial sobre balística forense. A este respecto, Robert Walsh, Presidente de Forensic Technology, afirmó que “la vía para alcanzar una solución sostenible encaminada a combatir los delitos cometidos con armas de fuego es una conjugación óptima de profesionales bien informados, procesos y programas cuidadosamente planificados y el uso eficaz de la tecnología”.

"Todos los países se ven afectados por la violencia vinculada a las armas de fuego, por lo que resulta fundamental entender mejor las raíces de tal violencia si queremos atajar los problemas que representan los delitos transnacionales cometidos con estas armas”, añadió el Sr. Walsh.

Cada arma de fuego deja en la superficie de las balas y los casquillos utilizados unas marcas microscópicas que le son propias, una especie de huella dactilar balística. La actual tecnología balística permite a INTERPOL y a los organismos encargados de la aplicación de la ley intercambiar y comparar miles de muestras de balas en cuestión de horas. A este respecto, INTERPOL espera que el análisis compartido de datos balísticos permita revelar rutas de tráfico de armas de fuego ilícitas y proporcionar a las fuerzas policiales información crucial sobre los traficantes de armas y otros delincuentes violentos.

La red IBIN de INTERPOL es una plataforma destinada al intercambio y comparación de datos balísticos a escala internacional y conecta a los países miembros o territorios que disponen del Sistema Integrado de Identificación Balística, creado por el socio de INTERPOL en este proyecto, Forensic Technology, con otros países o asociaciones regionales dispuestos a adquirir el sistema en el futuro.