All news
|
Print
16 diciembre 2011

Un taller internacional se centra en la estrategia de las entregas controladas con miras a combatir los delitos forestales y contra la fauna y la flora silvestres

SHANGHAI (China) ― El primer taller internacional para el establecimiento de una red de unidades de entregas controladas para la aplicación de la ley en materia de bosques y fauna y flora silvestres reunió a 50 representantes de los servicios de aduanas y de policía, fiscalías y organismos especializados procedentes de 19 países de África y Asia.

La reunión fue organizada por la Organización Mundial de Aduanas (OMA) bajo los auspicios del consorcio internacional para combatir los delitos contra la fauna y la flora silvestres (ICCWC, por sus siglas en inglés), y contó con el apoyo de INTERPOL. Los participantes en este taller de tres días de duración (del 7 al 9 de diciembre) acordaron una serie de recomendaciones relativas a los aspectos legislativos, operativos y tocantes a las capacidades en materia de entregas controladas.

El hecho de interceptar artículos objeto de contrabando, tales como especies de fauna y flora silvestres y productos derivados de estas, impide que los bienes ilegales lleguen al consumidor o al mercado negro. Sin embargo, en numerosos casos esta operación permite tan solo detener a “mulas” o pasadores y pocas veces da lugar a la detención y condena de los delincuentes que dirigen y organizan el tráfico.

Al permitir que el contrabando prosiga su ruta de manera “controlada” las autoridades pueden recopilar pruebas en cada eslabón de la cadena y, en última instancia, identificar, detener y poner en manos de la justicia a aquellos que participan en el transporte.

A través de estas “entregas controladas” los organismos encargados de la aplicación de la ley pueden supervisar el suministro y la distribución a los fabricantes y minoristas o consumidores particulares. Las investigaciones en estas fase finales llevan a menudo a descubrir pruebas que permiten descubrir a las personas que participan en todas las fases de las operaciones de caza furtiva y tráfico de especies.

“INTERPOL respalda firmemente esta iniciativa conjunta del ICCWC destinada a unir a las fuerzas del orden para combatir la delincuencia transnacional contra la fauna y la flora silvestres. Asimismo, presta su apoyo a los países y organizaciones asociadas a través de su red integrada por 190 países y los sistemas de comunicación policial permanente”, afirmó Bernd Rossbach, Director Ejecutivo en funciones de los Servicios Policiales de INTERPOL.

Junto con otros miembros del ICCWC representados en el taller, como la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES, por sus siglas en inglés), la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), la OMA y el Banco Mundial, Justin Gosling, del Programa de INTERPOL sobre Delitos contra el Medio Ambiente, impartió formación especializada e hizo hincapié en la importancia de que las organizaciones cooperen en el marco del recién creado ICCWC.

En la conferencia estuvieron representados los países siguientes: Camerún, China y la Región Administrativa Especial de Hong Kong, Emiratos Árabes Unidos, Etiopía, Filipinas, India, Indonesia, Kenia, Laos, Malasia, Mozambique, Nepal, Nigeria, Sudáfrica, Tailandia, Uganda, Tanzania y Vietnam.