All news
|
Print
06 diciembre 2011

Comienza en Panamá el primer programa de capacitación de INTERPOL destinado a reforzar la lucha contra el narcotráfico y la delincuencia organizada en las Américas

PANAMÁ (Panamá) – Hoy se ha inaugurado en Panamá la primera parte de un programa de formación de tres años de duración, coordinado por INTERPOL, cuyo objetivo es impulsar las capacidades de las fuerzas del orden nacionales para combatir el narcotráfico y la delincuencia organizada en todo el continente americano.

Se trata de un curso organizado por la Dirección de Capacitación y Formación de INTERPOL que durará dos semanas (del 5 al 16 de diciembre). Reúne a 17 funcionarios de distintos organismos encargados de la aplicación de la ley, procedentes de nueve países (Barbados, Colombia, Costa Rica, Curazao, El Salvador, Granada, Nicaragua, Panamá y Santa Lucía), que participan en investigaciones transnacionales de casos de narcotráfico y delincuencia organizada.

En la inauguración del programa de capacitación José Raúl Mulino Quintero, Ministro de Seguridad de Panamá, hizo hincapié en la función estratégica que su país desempeña en la lucha contra la delincuencia transnacional en la región.

“Al haber escogido a Panamá para celebrar este primer curso del programa, INTERPOL reconoce nuestros esfuerzos encaminados a reforzar la cooperación policial internacional en la región y ello reviste la máxima importancia dada la situación geográfica estratégica de nuestro país, por la que debemos enfrentarnos al reto de la delincuencia organizada y el narcotráfico a gran escala de la región. INTERPOL puede contar con Panamá como un fuerte aliado para combatir la delincuencia organizada”, declaró el Ministro de Seguridad.

A la apertura de este primer curso asistieron altos dignatarios, y entre ellos la Embajadora de Canadá en Panamá, Sylvia Cesaratto, ya que este programa ha sido patrocinado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Comercio Internacional de Canadá. En la ceremonia inaugural se destacó la necesidad de que la formación ocupe un lugar central en la estrategia de las actividades policiales, puesto que resulta fundamental para desarrollar la eficacia de la aplicación de la ley tanto a escala nacional como internacional.

“Los retos a los que se enfrentan las fuerzas del orden en el siglo XXI requieren una estrategia de formación de ámbito mundial, sistemática, coherente y constante, e INTERPOL, en calidad de la mayor organización policial del mundo, tiene un papel fundamental en su realización”, afirmó el Director de Formación de INTERPOL, Dale Sheehan.

“El Programa de INTERPOL de Capacitación y Formación para las Américas estimulará las capacidades operativas y estratégicas de los organismos participantes para combatir la delincuencia organizada y el narcotráfico en coordinación con nuestras Oficinas Centrales Nacionales de la región”, añadió el Sr. Sheehan.

Este primer curso del programa trianual de INTERPOL de capacitación para la lucha contra la delincuencia organizada en las Américas, en el que participan América Central, el Caribe, México y los países limítrofes, tiene los objetivos siguientes:

  • aportar más información sobre las características de la delincuencia organizada, el tráfico de drogas y precursores químicos ilícitos y otras actividades delictivas conexas como la corrupción y el blanqueo de capitales;
  • dotar a los participantes de las capacidades necesarias para que puedan utilizar los instrumentos jurídicos y conozcan los aspectos operativos de la cooperación internacional y la asistencia recíproca;
  • dar a conocer en mayor medida los instrumentos y servicios de INTERPOL y su uso;
  • facilitar la colaboración transnacional entre unidades especializadas y Oficinas Centrales Nacionales.

Entre los organismos representados en la ceremonia de inauguración estuvieron la oficina estadounidense de lucha contra la droga (Drugs Enforcement Agency, DEA), la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD) y la Organización Mundial de Aduanas (OMA).

Dado que se enmarca en la realización de un esfuerzo  conjunto, el programa se impartirá en español e inglés y todos los participantes aportarán sus conocimientos profesionales en los temas principales. Entre sus destinatarios hay policías y aduaneros dedicados a la investigación de casos de delincuencia organizada y narcotráfico, y funcionarios de las Oficinas Centrales Nacionales que se ocupan de la comunicación policial.