All news
|
Print
22 septiembre 2011

INTERPOL publica una alerta tras la desaparición de bienes culturales en Libia

LYON (Francia) – La sede de la Secretaría General de INTERPOL ha enviado una alerta a sus 188 Oficinas Centrales Nacionales tras el reciente robo en Libia de una colección arqueológica conocida como el “tesoro de Bengasi” y de tres pinturas que se encontraban en la residencia del embajador británico en Trípoli.

La publicación de esta alerta se enmarca en la estrecha colaboración entre INTERPOL y la UNESCO, que ha denunciado los peligros a los que actualmente se expone el patrimonio cultural libio como consecuencia de la agitación y el conflicto armado que se viven en el país. Tales riesgos comprenden daños materiales, robos, saqueos y el subsiguiente tráfico ilícito de bienes culturales.

“En esta alerta de INTERPOL se señala a la atención de la comunidad internacional los riesgos de carácter más amplio que se ciernen sobre el conjunto del patrimonio cultural libio y se pide a los países que se mantengan vigilantes en relación con el tráfico ilícito de tesoros culturales de inestimable valor”, ha declarado Karl-Heinz Kind, de la Unidad de Obras de Arte de INTERPOL.

A raíz de los disturbios y conflictos armados que recientemente han sacudido el Norte de África y Oriente Medio se ha producido la destrucción y el robo de importantes bienes culturales y obras de arte. Por ello, INTERPOL ha registrado los datos de objetos identificables perdidos en su base de datos sobre obras de arte robadas, de acceso público a través del sitio web: http://www.interpol.int/Crime-areas/Works-of-art/Works-of-art

El tráfico ilícito de bienes culturales es un problema en auge en todo el mundo, que afecta no solo a los países de donde proceden tales bienes, sino también a los de tránsito y destino final de los mismos. INTERPOL, a través de sus Oficinas Centrales Nacionales y con el apoyo y la colaboración de organizaciones internacionales, como la UNESCO, está haciendo todo lo posible para frenar esta actividad delictiva, a fin de preservar y proteger el patrimonio cultural de sus países miembros.