All news
|
Print
17 enero 2011

La policía de Maldivas detiene a presuntos autores de delitos informáticos gracias a la ayuda de la Unidad de INTERPOL sobre Delincuencia de Alta Tecnología

MALÉ (Maldivas) – Los servicios policiales de Maldivas han detenido a cuatro personas sospechosas de haber participado en los últimos ataques informáticos contra los servicios de Internet suministrados por la principal compañía local de telecomunicaciones, Dhiraagu.

La policía declaró que los sospechosos detenidos en la capital, Malé, y en el atolón de Addu, son un joven de 16 años, dos de 17 y un hombre de 28. Al parecer, los tres menores fueron descubiertos in fraganti, con los equipos utilizados para los ataques de denegación del servicio, tras una investigación realizada por los servicios policiales de Maldivas con la asistencia operativa de la Unidad de INTERPOL sobre Delincuencia de Alta Tecnología, sita en la Secretaría Genera de este organismo policial mundial, que se encuentra en Lyon (Francia).

Según fuentes policiales, en los últimos meses el país había sufrido una serie de ataques contra sitios web comerciales y del gobierno, por lo que los funcionarios con formación específica se han centrado en la investigación de estas actividades delictivas cometidas a través de Internet.

La delincuencia informática constituye uno de los ámbitos delictivos de más rápido crecimiento, ya que cada vez más delincuentes se aprovechan de la rapidez, la comodidad y el anonimato que ofrecen las tecnologías modernas para cometer diversos tipos de delitos, entre ellos ataques contra sistemas y datos informáticos, usurpación de la identidad, piratería a través de la red y distribución de imágenes de agresiones sexuales contra menores.

INTERPOL recopila, almacena y analiza información sobre delincuencia informática y la comparte con sus 188 países miembros a través de su sistema mundial de comunicación policial, I-24/7.

La Unidad de INTERPOL de Delincuencia de Alta Tecnología facilita la cooperación operativa entre los países miembros a través de talleres de formación y reuniones, a escala regional y mundial, de grupos de especialistas en delitos informáticos, así como mediante la cooperación entre los organismos encargados de la aplicación de la ley, el sector privado y el mundo académico. Asimismo, presta asistencia a los países miembros en el caso de que sufran ataques informáticos o en sus investigaciones en materia de delincuencia informática, a través de servicios de investigación y de bases de datos.