All news
|
Print
20 diciembre 2010 - Media release

En una operación coordinada por INTERPOL la policía de Gabón rescata a 140 víctimas de la trata infantil y el trabajo forzoso

LIBREVILLE (Gabón) – En el marco de la operación BANA, dirigida por INTERPOL, la policía de Gabón rescató a más de 140 niños, procedentes de 10 países diferentes, víctimas del tráfico infantil y del trabajo forzoso en los mercados locales.

Unas 44 personas fueron detenidas durante la operación, la primera de este tipo en África Central, llevada a cabo del 9 al 11 de diciembre.

Durante la citada operación, equipos de funcionarios inspeccionaron varios puestos del mercado de la capital,  Libreville, en los que niños de a partir de seis años de edad efectuaban diferentes trabajos, que iban desde el transporte de productos pesados hasta la venta de artículos. 

Los niños fueron acogidos por los servicios sociales al término de esta operación, dirigida por la policía con el apoyo de varios ministerios, entre ellos los de sanidad, asuntos sociales, trabajo y asuntos exteriores, así como de organizaciones no gubernamentales y trabajadores sociales.

Las investigaciones continúan y las autoridades de Gabón prometen ahora llevar a cabo operaciones periódicas similares para identificar y rescatar a niños obligados a trabajar, y garantizar su debida escolarización. 

“El éxito de esta operación, que ha servido para identificar y rescatar a niños obligados a trabajar, es un sólido punto de partida, ya que la decisión de Gabón de continuar con este tipo de acciones conducirá a la liberación de otros cientos de niños”, declaró Jon Eyers, Subdirector de Trata de Personas de INTERPOL.

“La operación BANA muestra claramente todo lo que se puede conseguir mediante la coordinación del apoyo y los recursos destinados a ayudar a las policías nacionales a proteger a los niños del tráfico de personas y de la explotación,” añadió el Sr. Eyers, cuya subdirección ha coordinado operaciones similares en Burkina Faso (octubre) y Côte d’Ivoire.

Estas tres operaciones se llevaron a cabo en el marco del programa OASIS de INTERPOL, destinado a la ayuda operativa, la prestación de servicios y al apoyo en materia de infraestructuras para las fuerzas de policía africanas, y financiado por Alemania. Su objetivo es ayudar a los países de África a adoptar un enfoque mundial e integrado para combatir la delincuencia del siglo XXI, mejorando las competencias operativas de las fuerzas policiales de la región y la capacidad de los países miembros de INTERPOL para hacer frente a los retos que plantea la delincuencia a escala nacional, regional y mundial.

Antes de lanzar la operación BANA, INTERPOL organizó talleres de formación en su Oficina Regional de Camerún y en la Oficina Central Nacional de Libreville para garantizar que los funcionarios sobre el terreno adquiriesen una serie de capacidades, entre ellas el dominio de las técnicas de entrevista.