All news
|
Print
11 noviembre 2010 - Media release

INTERPOL condena el asesinato de funcionarios policiales en un atentado perpetrado en Karachi

LYON (Francia) – El Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble, ha condenado, calificándolo de “despreciable y cobarde”, el presunto atentado suicida con coche bomba cometido el jueves pasado contra la sede de la policía antiterrorista paquistaní, sita en Karachi (Pakistán), que ocasionó la muerte de al menos 20 personas y causó heridas a otras 100. Según la información recibida, unos hombres armados abrieron fuego contra un puesto de seguridad para despejar el camino al terrorista suicida que conducía el coche bomba y permitirle así estrellarse contra el edificio del Departamento de Investigación Criminal.

“Condenamos firmemente este absurdo atentado”, declaró el jefe de INTERPOL. “Si bien este tipo de atentados despreciables y cobardes dirigidos contra abnegados funcionarios de policía trata de socavar la labor esencial que realizan las fuerzas del orden, así como el estado de derecho, el perpetrado hoy servirá únicamente para acentuar la determinación de la policía de someter a los terroristas y delincuentes."

“En nombre de la comunidad policial mundial, INTERPOL manifiesta toda su solidaridad con la policía y los ciudadanos paquistaníes en estos momentos difíciles. Nuestro más sentido pésame a las familias de los policías y civiles paquistaníes asesinados o heridos en el atentado,” afirmó el Sr. Noble.

El Centro de Mando y Coordinación de INTERPOL, situado en la Secretaría General de esta organización en Lyon (Francia), se mantiene en contacto con la Oficina Central Nacional de INTERPOL en Islamabad, a fin de prestar la ayuda que se pueda necesitar para llevar a cabo la investigación sobre el atentado.

El Secretario General hizo estas declaraciones desde Doha (Qatar) al final de la 79a reunión de la Asamblea General (celebrada del 8 al 11 de noviembre), en la que se había entrevistado con el Ministro del Interior de Pakistán, Rehman Malik, antes de que se produjera el atentado de Karachi.