All news
|
Print
15 octubre 2010 - Media release

La reunión con los jefes de policía de África Central celebrada en Gabón se centra en la seguridad y la cooperación regional

LIBREVILLE (Gabón) – Altos cargos y representantes de los servicios de seguridad de países de África Central se reunieron en Libreville para tratar de determinar de qué manera se puede mejorar la cooperación regional e internacional y el intercambio de información en relación con la lucha contra la delincuencia y a las amenazas contra la seguridad pública en esa región.

Los ocho países miembros del Comité de Jefes de Policía de África Central (CAPCCO, por sus siglas en inglés), Camerún, Chad, Gabón, Guinea Ecuatorial, República Centroafricana, República del Congo, República Democrática del Congo y Santo Tomé y Príncipe, trabajaron en estrecha colaboración con INTERPOL para encontrar soluciones al problema de la delincuencia en África Central. La conferencia anual, de cinco días de duración (del 11 al 15 de octubre), terminó con una reunión entre los Ministros de Seguridad de la región a la que asistieron el Primer Ministro de Gabón, Paul Biyoghe, el Ministro del Interior y de la Seguridad, Jean-François Ndongou y el Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble.

En un discurso dirigido a la reunión ministerial (a la que también asistieron funcionarios de las Oficinas Centrales Nacionales de INTERPOL de la región y de su Oficina Regional de Yaundé) el Secretario General dijo que el CAPCCO era una plataforma clave para el diseño de estrategias conjuntas de seguridad en África Central, y para el éxito de las operaciones transfronterizas sobre el terreno contra la delincuencia internacional.

“La cooperación para luchar contra la delincuencia internacional va más allá de las fronteras regionales y nacionales, y esto es aún más cierto cuando se trata de África Central,” dijo el Jefe de INTERPOL, que describió la región como una zona estratégica en cuanto a los esfuerzos fronterizos contra las operaciones delictivas, entre las que figura el tráfico ilícito, que abarca desde el comercio de estupefacientes hasta el contrabando de armas.

Según declaró el dirigente de INTERPOL, aunque cada región se enfrente a problemas delictivos específicos, hacerles frente requiere soluciones comunes; entre otras cosas, es indispensable asegurarse de que los funcionarios de primera línea reciban el apoyo y la formación necesarios.

A este respecto, el Sr. Noble señaló el uso creciente de las herramientas de INTERPOL en la región, y subrayó por ejemplo el hecho de que desde 2005 se haya multiplicado por 10 el uso anual de la base de datos sobre documentos de viaje robados y perdidos por parte de los servicios de las fuerzas policiales del CAPCCO, o cómo en 2009, durante la Operación GBANDA III, contra el robo de vehículos, más de 900 funcionarios de policía y aduanas recibieron formación y más de 18.000 vehículos se cotejaron con las bases de datos de INTERPOL, en particular con la base de datos de vehículos robados.

A modo de conclusión, y teniendo en cuenta que estos resultados “garantizan beneficios a largo plazo para cada uno de los países participantes, y para la totalidad de la región”, el Sr. Noble resaltó la importancia de establecer alianzas estratégicas con los actores clave de la lucha contra la delincuencia internacional en la región africana, entre los que figura la Comunidad Económica y Monetaria de África Central (CEMAC), cuyo presidente, Antoine Ntsimi, también asistió a la reunión ministerial.