All news
|
Print
30 septiembre 2010 - Media release

Simposio de la UE e INTERPOL: un foro para mejorar la cooperación entre las policías del mundo en la lucha contra la delincuencia transnacional en África Occidental

El jefe de INTERPOL advierte de que los traficantes de droga transnacionales están llevando a cabo “un asalto en toda regla” en la región


BRUSELAS (Bélgica) – La necesidad de una labor policial internacional integrada para hacer frente a los efectos mundiales de la delincuencia internacional que afecta a África, y en especial el tráfico de drogas, fue el principal tema de debate de una reunión conjunta de la Unión Europea (UE) e INTERPOL, celebrada bajo los auspicios de la Presidencia belga de la UE.

El simposio reunió el jueves a alrededor de 180 responsables de las fuerzas del orden y de la judicatura procedentes de la UE, INTERPOL, el Comité de Jefes de Policía de África Occidental, las Naciones Unidas, Europol y la Organización Mundial de Aduanas, que debatieron sobre el peligro que representa la muy extendida delincuencia transnacional y transfronteriza en África Occidental, que se manifiesta principalmente en forma de terrorismo, tráfico de drogas y de armas, y trata de personas. En la reunión de noviembre del Comité Permanente de Seguridad Interior (COSI), dependiente de la UE, el simposio presentará recomendaciones sobre la intensificación de la cooperación policial internacional en esta región de África.

La Ministra del Interior de Bélgica, Annemie Turtelboom, dirigiéndose a los asistentes afirmó que “la UE debe mejorar la coordinación y la cooperación con sus países miembros empleando para ello todos los medios posibles que sean conformes con el Tratado de Lisboa. Es importante evitar la duplicación de esfuerzos y mejorar la coordinación con los dirigentes africanos para luchar contra la delincuencia organizada en África Occidental."

En el discurso que pronunció en este foro, la Comisaria de Interior de la UE, Cecilia Malmström, insistió en la necesidad de plantear la seguridad desde un planteamiento global, y destacó que "la seguridad interna de Europa está estrechamente ligada a la seguridad exterior de la Unión. La circulación de drogas, armas y bienes robados en grandes cantidades no solo causa sufrimiento a la población de África Occidental, sino que sus efectos llegan hasta las calles de Europa".

El Secretario General de INTERPOL, Ronald K. Noble,  declaró que la globalización ha dado facilidades a la delincuencia transnacional y permite a los delincuentes viajar con mayor libertad, por lo que las consecuencias de la inestabilidad y la delincuencia transfronteriza de África se dejan sentir hasta en países situados muy lejos de las fronteras africanas.

"Los países de todo el planeta han terminado por reconocer el carácter mundial de sus problemas locales y regionales de seguridad, y comprenden ahora la necesidad de colaborar con otros países y con nuevos socios para resolverlos.”

Dado que al menos una cuarta parte de la cocaína que se consume en Europa procede de Sudamérica y transita por África Occidental, el Sr. Noble avisó de que “lo que antes parecía un goteo en la región se ha convertido en un asalto en toda regla por parte de las redes transnacionales de traficantes de drogas.”

El Secretario General de INTERPOL indicó que la inestabilidad creada por lo narcotraficantes destruye el progreso que se va realizando en la región y socava los esfuerzos por conseguir una paz, una estabilidad y una prosperidad sostenibles, y sus efectos llegan hasta Europa y la comunidad internacional.

A este respecto, al margen de la reunión el Sr. Noble resaltó el gran paso adelante que supone la iniciativa de INTERPOL para la Costa Occidental de África, que viene a respaldar el plan de acción regional contra el tráfico de drogas y la delincuencia organizada de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (ECOWAS, por sus siglas en inglés). Afirmó que esta iniciativa, que cuenta con la participación de diversas organizaciones de las Naciones Unidas (la Oficina contra la Droga y el Delito, el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz y la Oficina para África Occidental del Departamento de Asuntos Políticos), ECOWAS y las autoridades nacionales de los cuatro países piloto –Côte d’Ivoire, Guinea-Bissau, Liberia y Sierra Leona– es “la esencia de la labor policial integrada”, un concentrado de las capacidades y los conocimientos de cada país que permitirá conseguir el mayor impacto “al poner las herramientas mundiales de INTERPOL directamente en las manos de los funcionarios que más las necesitan”.

“Al organizar este simposio bajo la Presidencia belga de la Unión Europea, INTERPOL da el máximo relieve a África Occidental, que en estos momentos Bélgica considera región prioritaria y, de manera más general, también la Unión Europea. El hecho de que la delincuencia provenga de esta región o transite por ella nos obliga a unir fuerzas a nivel europeo para ayudar a África Occidental en su lucha contra la delincuencia organizada, y a coordinar y preparar conjuntamente acciones concretas de cooperación. Este simposio es el primer paso decisivo de este planteamiento común”, afirmó el jefe de la Policía Federal de Bélgica y Presidente del COSI de la UE, Fernand Koekelberg.

El primer componente de la iniciativa de INTERPOL para la Costa Occidental de África será la creación en cada país piloto de unidades transnacionales de élite para luchar contra la delincuencia. Estas unidades reunirán a representantes de la policía, las aduanas, los servicios de inmigración, la judicatura y las Oficinas Centrales Nacionales de INTERPOL, y también llevarán aparejadas actividades de investigación y análisis de información policial y la mejora de las infraestructuras técnicas: la ampliación del acceso a la red de comunicaciones I-24/7 y a las bases de datos policiales de alcance mundial de INTERPOL de modo que estén al alcance de los funcionarios destacados en los aeropuertos y en otros puestos fronterizos de los cuatro países piloto.