All news
|
Print
05 marzo 2010 - Media release

La decisión de Brasil de reconocer el pasaporte de INTERPOL impulsa la cooperación policial internacional

LYON (Francia) – Brasil se convierte en el segundo país miembro de INTERPOL que reconoce formalmente el pasaporte de INTERPOL para personas que viajan en el marco de  una misión oficial de carácter policial.

La confirmación por parte del gobierno brasileño de que acordarará al pasaporte de INTERPOL un estatus idéntico al del laissez-passer de Naciones Unidas llega tras la decisión adoptada a principios de esta semana por Pakistán de conceder la exención de visado a los titulares del citado pasaporte.

El Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble, acogió con satisfacción la decisión de  Brasil y declaró que cada reconocimiento del documento de viaje de INTERPOL por parte de un país miembro supone un aumento de las oportunidades de mejora de la cooperación policial.

“Los funcionarios que realizan un viaje con fines policiales --a menudo a petición del país miembro, con objeto de proporcionar su ayuda tras un atentado terrorista, un delito importante o una catástrofe natural-- y que utilizan un pasaporte de INTERPOL necesitan llegar a su destino lo más rápido posible”, declaró el Secretario General.

“Otorgar al pasaporte de INTERPOL el mismo reconocimiento jurídico que a un laissez-passer de las Naciones Unidas, o permitir la exención de visado, incrementa significativamente no solo nuestra capacidad para proporcionar una respuesta más rápida a las peticiones de ayuda sobre el terreno, sino también la posibilidad de que los funcionarios encargados de la aplicación de la ley en cada uno de nuestros 188 países miembros se faciliten asistencia recíproca cuando sea necesario y así se solicite,” añadió el Sr. Noble.

“La decisión de Brasil y de Pakistán de conceder este estatus al pasaporte de INTERPOL es un ejemplo que deben seguir otros países,” concluyó el jefe de la organización mundial de policía.

Presentado oficialmente en la reunión de la Asamblea General de 2009, celebrada en Singapur, este pasaporte de última generación incorpora una gama de elementos de seguridad como el grabado por láser, un chip electrónico y elementos de seguridad holográficos, micrográficos y ópticos.