All news
|
Print
18 noviembre 2009 - Media release

Los organismos internacionales se reúnen para diseñar una estrategia mundial contra los delitos que afectan a la fauna y la flora silvestres

VIENA (Austria) – Representantes de las secretarías de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES, por sus siglas en inglés), INTERPOL, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) y la Organización Mundial de Aduanas (OMA) celebran por primera vez en Viena, los días 17 y 18 de noviembre, una reunión conjunta para diseñar estrategias encaminadas a prevenir y combatir el comercio ilícito de la fauna y flora silvestres.

El Banco Mundial también está representado en la reunión, lo que refleja la creciente evidencia de los pingües beneficios económicos asociados al comercio ilícito y su relación con el blanqueo de capitales.

Los delitos contra la fauna y la flora silvestres adoptan diversas formas y afectan a una amplia variedad de animales y plantas. Pueden empezar por la tala ilícita de árboles en la selva y seguir hasta el otro extremo del mundo, donde la madera se transforma en muebles. Por el camino el contrabando atraviesa numerosas fronteras, por lo que puede ocultarse utilizando métodos sofisticados y es probable que se corrompa a funcionarios para facilitar su transporte.

Algunas poblaciones de animales salvajes, como los rinocerontes y los tigres, se encuentran literalmente al borde de la extinción, y el alto valor de los productos derivados de la fauna y la flora silvestres, como el caviar y la madera, hacen del comercio ilícito una actividad muy rentable que genera millones de dólares cada año, a la vez que empobrece a las comunidades locales. Los grupos de delincuencia organizada están asociados a este comercio y la comunidad encargada de la aplicación de la ley en el ámbito de los delitos contra la fauna y la flora silvestres se enfrenta cada día a los problemas que representan las bandas de cazadores furtivos fuertemente armadas, las amenazas, el acoso y las tentativas de soborno.

Dado el carácter mundial de estos delitos, los guardas forestales y los agentes de policía y de aduanas tienen mucho que hacer, y es evidente que se requiere una mayor cooperación internacional.

Willem Wijnstekers, Secretario General de la CITES, ha declarado lo siguiente: “Es una gran satisfacción para mí que estas importantes organizaciones internacionales se reúnan y sienten de este modo un ejemplo que espero se seguirá a escala nacional y regional en su momento”.

El Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble, destacando la necesidad de una mayor cooperación, ha afirmado que “a menudo, los ciudadanos y también las fuerzas del orden subestiman el peligro que suponen los delitos contra la fauna y la flora silvestres. Esta reunión sentará una sólida base para que todos nosotros determinemos los ámbitos esenciales donde las organizaciones nacionales e internacionales puedan colaborar mejor con miras a subsanar las deficiencias en la prevención y represión de este fenómeno delictivo e idear soluciones”.

El Secretario General de la OMA, Kunio Mikuriya, ha señalado que “la OMA valora y apoya incondicionalmente la iniciativa de crear un programa estratégico que siente las bases de un planteamiento coordinado cuyo propósito sea poner freno a este problema mundial”.

Esta reunión estratégica tiene por objetivo lograr que se preste una mayor atención a estos delitos, tanto a escala nacional como internacional, hallar las causas que originan sus distintos tipos, reflexionar sobre el modo en que las comunidades locales pueden participar en mayor medida, y ofrecer unas directrices que puedan seguir los países y los organismos para estructurar su reacción ante estas actividades delictivas. Así pues, en la reunión se revisará el marco jurídico de la prevención y el control de este fenómeno, se determinarán los peligros y se identificarán redes delictivas, se estudiarán los principales motores de la oferta y la demanda, y se examinarán los factores que permiten el tráfico y el modo de contrarrestarlos. 

Se espera que esta reunión dé como resultado la redacción de un documento estratégico exhaustivo que será enviado para su aprobación a los dirigentes y a los altos directivos de las cuatro organizaciones internacionales.