All news
|
Print
15 mayo 2009 - Media release

La detención de varios miembros de la banda "Pink Panthers" pone de relieve la importancia de una estrecha cooperación policial para reprimir las actividades de los grupos delictivos

LYON (Francia) – La detención en París, a principios de esta semana, de dos presuntos miembros destacados de los “Pink Panthers”, banda internacional dedicada al robo de joyas, demuestra las ventajas que comporta la estrecha cooperación policial contra la delincuencia transnacional, ha declarado un alto mando de INTERPOL.

En julio de 2007 la Organización creó una unidad internacional encargada de coordinar la campaña mundial, emprendida por sus 187 miembros, contra la banda “Pink Panthers”. Jean-Michel Louboutin, Director Ejecutivo de Servicios Policiales, ha declarado que las últimas detenciones ponen de manifiesto la importancia del intercambio de datos policiales esenciales en la lucha contra la delincuencia transnacional.

“Estas detenciones constituyen un claro ejemplo de los resultados que pueden lograrse cuando los organismos encargados de la aplicación de la ley de todo el mundo cooperan e intercambian información esencial, que puede ser aprovechada por los policías que trabajan sobre el terreno”, ha agregado el Sr. Louboutin.

“Por consiguiente, INTERPOL felicita a las autoridades suizas y francesas cuyos esfuerzos coordinados han llevado a la detención de estas dos personas peligrosas”.

La estrecha cooperación entre las policías suiza y francesa tras el robo en una joyería de Lausana (Suiza) la semana pasada, ha conducido a la detención de Nicolai Ivanovic, de 36 años, y de Zoran Kostic, de 38, ambos presuntos miembros importantes de la banda acusada de haber logrado un botín de unos cien millones de euros en diversos atracos a joyerías cometido en los últimos diez años.

Los investigadores tratan, en particular, de aprovechar la información conseguida a raíz de la operación llevada a cabo en París el lunes pasado por la brigada contra la delincuencia organizada, a fin de aclarar una serie de atracos armados relámpago (con rotura de escaparates) cometidos en Europa, Asia y en países del Golfo Pérsico. Por su parte, INTERPOL tiene previsto celebrar en los próximos días una reunión operativa para investigadores policiales de varios países con objeto de recopilar la información obtenida en el curso de las detenciones.

Entre las detenciones de presuntos miembros relevantes de los “Pink Panthers” en los últimos años figuran las de un serbio y un bosnio, practicadas en Mónaco el año pasado, al sospecharse que preparaban un robo. En septiembre de 2008 otros tres serbios fueron condenados en Francia a penas de entre seis y 15 años de cárcel.

Asimismo, el pasado marzo la policía chipriota detuvo a un montenegrino presunto miembro de la banda de ladrones de joyas, Rifat Hadziahmetovic, cuando trataba de abandonar el aeropuerto de Larnaca, al descubrir que viajaba con un pasaporte búlgaro falsificado. Gracias a la información operativa enviada por INTERPOL a las autoridades chipriotas, la policía de este país realizó un control de identidad que reveló que la persona en cuestión era en realidad Hadziahmetovic, presunto miembro destacado de los “Pink Panthers” y objeto de dos notificaciones rojas de INTERPOL, lo que significa que figuraba en la lista de personas buscadas por la Organización a escala internacional.