All news
|
Print
14 diciembre 2008 - Media release

La policía marroquí detiene a un recluso evadido objeto de una alerta de INTERPOL

LYON (Francia) – Un presunto traficante de drogas que se convirtió en objeto de una alerta de INTERPOL tras evadirse de la custodia policial en Francia ha sido detenido por la policía en Marruecos. 
El 18 de noviembre, cuando el recluso de 29 años Mohamed Benabdelhak estaba siendo trasladado desde la prisión al Tribunal de Beauvais (Francia), la furgoneta policial en la que viajaba fue atacada por una banda de hombres armados que, a continuación, se dieron a la fuga llevándose consigo al recluso.

Durante las 24 horas que siguieron a la evasión, la Oficina Central Nacional de INTERPOL en París, en colaboración con el Centro de Mando y Coordinación de INTERPOL, que se encuentra en la sede de la Secretaría General, sita en Lyon, publicó una alerta internacional con datos sobre la identidad del prófugo, entre ellos su fotografía y sus huellas dactilares.

El viernes 12 de diciembre, tras haber confirmado su identidad gracias a los datos publicados por INTERPOL, la policía de Casablanca detuvo a Benabdelhak cuando salía de un restaurante.

"Una vez más, este caso demuestra claramente la necesidad de que los organismos encargados de la aplicación de la ley trabajen y piensen a escala mundial y no solamente regional, y hay que aplaudir tanto a Francia como a Marruecos por las medidas que han tomado en este asunto", declaró Jean-Michel Louboutin, Director Ejecutivo de Servicios Policiales de INTERPOL.

"Los delincuentes no reconocen las fronteras, las zonas geográficas ni las regiones políticas y, por consiguiente, los organismos encargados de la aplicación de la ley también deben ampliar sus miras más allá de sus fronteras. La red mundial de INTERPOL es esencial para asegurar la cooperación policial más amplia posible para identificar y detener a las personas buscadas en todo el mundo", añadió el Sr. Louboutin.

La Asamblea General de INTERPOL aprobó en 2006 una resolución por la que subrayaba la necesidad de que los países miembros avisaran a la Secretaría General de las evasiones de presuntos terroristas u otros delincuentes peligrosos.