All news
|
Print
17 octubre 2008 - Media release

INTERPOL elogia la detención en Mónaco de presuntos miembros de la banda Pink Panthers

LYON (Francia) – Se ha logrado detener en Mónaco a dos hombres sospechosos de pertenecer a una banda presuntamente responsable de una serie de robos de joyas, cometidos en todo el mundo, por valor de más de 100 millones de euros. Las detenciones se produjeron porque un funcionario policial pudo identificar a los sospechosos a raíz de una fotografía difundida por INTERPOL.

El miércoles 15 de octubre la policía detuvo a un ciudadano serbio de 27 años y a Dusko Poznan, de 30 años, originario de Bosnia-Herzegovina, quien es objeto de una notificación roja de INTERPOL (un aviso internacional sobre una persona buscada por la justicia). Se cree que ambos forman parte de una organización delictiva a escala internacional conocida como Pink Panthers (panteras rosa), implicada en al menos 100 robos a mano armada, cometidos en casi 20 países, con botines de gran valor.

Las fotografías de los integrantes principales de la organización delictiva se difundieron entre los países miembros de INTERPOL donde la banda podía actuar. A raíz de ello, la Oficina Central Nacional de INTERPOL en Mónaco distribuyó esas imágenes entre los organismos encargados de la aplicación de la ley de todo el principado.

Uno de los sospechosos fue detenido porque, tras haber estado implicado en un accidente de tráfico, el agente que fue al hospital a tomarle declaración lo reconoció gracias a los carteles y las imágenes que se habían enviado a todas las comisarías de policía. Poco después se detuvo al segundo sospechoso.

“Este resultado ilustra perfectamente los logros que se pueden alcanzar cuando los países miembos comparten a través de INTERPOL datos de identificación como fotografías, huellas dactilares y perfiles de ADN”, declaró Ronald Noble, Secretario General de INTERPOL.

“Pero lo más importante es que la OCN de Mónaco se aseguró de que la policía de la calle estuviese informada, lo que a su vez permitió a este agente desempeñar su labor, su vigilancia, en especial, es digna de encomio”, añadió el Sr. Noble.

“Estas detenciones demuestran una vez más que la mejor manera de combatir este tipo de delincuencia internacional consiste en utilizar los instrumentos mundiales que INTERPOL facilita a sus 187 países miembros”, concluyó el Secretario General.

Tras las detenciones, la OCN de Mónaco comprobó los datos de ambas personas en las bases de datos de INTERPOL y pudo confirmar que se les buscaba en varios países, entre ellos Suiza, Liechtenstein y los Emiratos Árabes Unidos, por una serie de delitos que incluyen el robo a mano armada.