All news
|
Print
10 octubre 2008 - Media release

INTERPOL elige a un nuevo Presidente y toma un ambicioso rumbo con el lanzamiento de la iniciativa para la seguridad mundial

SAN PETERSBURGO (Rusia) – La 77a reunión de la Asamblea General se clausuró hoy después de que los delegados eligieran al Jefe de la Policía de Singapur, Boon Hui Khoo, como nuevo Presidente de la Organización.

Tras aceptar el cargo de Presidente, cuyo mandato está previsto para un periodo de cuatro años, el Sr. Khoo manifestó su deseo de servir a los 187 países miembros.

“INTERPOL desempeña una función esencial en la cooperación policial internacional, al proporcionar a las fuerzas policiales de todo el mundo las infraestructuras, la formación y el apoyo operativo que necesitan para luchar contra la delincuencia transnacional y el terrorismo,” declaró el Sr. Khoo. “En mi condición de nuevo Presidente de la Organización, sacaré partido de los progresos realizados hasta ahora y velaré por que INTERPOL responda mejor a las exigencias que comporta el desarrollo de la actividad policial en el siglo XXI.”

También fueron elegidos para cubrir vacantes en el Comité Ejecutivo Mostapha Mouzouni (Marruecos), como Vicepresidente por la región africana, y Eduardo Fernandes Cerqueira (Angola) y Magdy Elshafey (Egipto), como vocales por África. Se eligió asimismo a María del Pilar Hurtado Afanador (Colombia), como vocal por las Américas, y a Petter Dyhre (Noruega) y Süleyman Isildar (Turquía), como vocales por Europa.

A lo largo de los cuatro días que duró la reunión, los delegados aprobaron igualmente una serie de medidas destinadas a mejorar la capacidad policial a escala nacional, dentro de un moderno marco en el que puedan actuar todos los Miembros de la Organización, cuyo número ha pasado a ser de 187 después de que se aprobara la adhesión del Estado de la Ciudad del Vaticano a la mayor organización policial del mundo.

INTERPOL lanzó asimismo su Iniciativa para la Seguridad Mundial, que fue aprobada por los delegados como plataforma de la Organización para favorecer la labor policial en el mundo en el siglo XXI, y constituye una importante novedad en el panorama actual de la aplicación de la ley a escala mundial.

Mientras lanzaba un llamamiento tanto a los gobiernos como al sector privado para que doten con mil millones de euros el fondo de la Iniciativa para la Seguridad Mundial, el Secretario General, Ronald K. Noble, señaló que tal iniciativa “propiciará un diálogo sobre la mejor manera de afrontar los problemas de seguridad a escala regional y mundial, rompiendo las barreras que tradicionalmente han impedido el establecimiento de relaciones de colaboración útiles y duraderas entre las administraciones públicas, las organizaciones internacionales y el sector privado.”

En el marco de la reunión, más de 700 altos representantes de las fuerzas del orden de todo el mundo respaldaron diversas resoluciones. Una de ellas versaba sobre la creación de una Unidad de INTERPOL de Análisis Informático Forense que prestará a los países miembros, entre otros, los siguientes servicios: actividades de formación, misiones imparciales e independientes de apoyo en materia de informática forense y elaboración de normas internacionales que regulen la búsqueda, el decomiso y la investigación de pruebas electrónicas.

En otra de las resoluciones aprobadas se pedía a los países miembros que animaran y facultaran a las 187 Oficinas Centrales Nacionales (OCN) de la Organización para que hicieran mayor uso de los avisos públicos sobre notificaciones amarillas relativas a adultos desaparecidos, y sobre notificaciones rojas relativas a prófugos y reclusos evadidos, a fin de conseguir que los ciudadanos presten la máxima ayuda posible en el marco de las investigaciones.

El Secretario General declaró que la reunión había sentado las bases de la INTERPOL del futuro, afirmando que “esta creará y proporcionará los instrumentos y estructuras que necesita la policía de primera línea del mundo entero para llevar a cabo su labor.” --
Y añadió que la estrategia de la Asamblea General, enfocada al futuro, “marca un hito para la Organización y nos brinda a todos la oportunidad de adoptar una visión con la que fortalecer a la comunidad mundial de las fuerzas del orden, así como a INTERPOL; una visión en virtud de la cual se saque el máximo partido de las alianzas y recursos, a fin de asegurarse de que los organismos encargados de la aplicación de la ley están en condiciones de responder eficazmente a los nuevos retos y de garantizar así la seguridad de nuestros ciudadanos.”