All news
|
Print
01 julio 2008 - Media release

INTERPOL utilizará técnicas avanzadas de análisis de ADN para identificar a las 800 víctimas del accidente de transbordador ocurrido en Filipinas, y lanza un llamamiento para conseguir instalaciones suplementarias

MANILA (Filipinas) – Tras el envío de una unidad de gestión de crisis a Filipinas a fin de ayudar a evaluar los requisitos para la recuperación e identificación de las víctimas del accidente de transbordador ocurrido el 21 de junio, INTERPOL va a desempeñar un papel fundamental en el apoyo y la coordinación de las actividades que se llevan a cabo en el país con vistas a identificar a las casi 800 víctimas que perecieron al naufragar la embarcación en medio del tifón Frank.

La unidad de gestión de crisis, que llegó a Cebú el 29 de junio a petición del Gobierno de Filipinas, está compuesta por especialistas en ADN e identificación de víctimas de catástrofes (IVC) y por un representante de la Comisión Internacional sobre Personas Desaparecidas (International Commission on Missing Persons, ICMP). Está previsto que la unidad trabaje directamente en el marco del dispositivo montado en Cebú por la Oficina Nacional de Investigaciones de Filipinas para la identificación de las víctimas.

El Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble, que ha viajado a Filipinas para entrevistarse con altos funcionarios de las fuerzas del orden y del Gobierno, así como con la unidad destacada por la Organización, con miras a garantizar la mayor cooperación posible, elogió al Gobierno filipino por haber reconocido que, dada la magnitud de la catástrofe, no estaba en condiciones de enfrentarse solo a ella.

Asimismo, afirmó que, tal como había ocurrido en 2004 con la catástrofe causada por el maremoto que afectó al Sureste Asiático (en cuyo marco INTERPOL desempeñó una función esencial en materia de IVC), había graves problemas de infraestructuras, relacionados con la falta de contenedores refrigerados, laboratorios forenses móviles y locales de trabajo, así como de un centro de información sobre la identificación de las víctimas.

"INTERPOL necesita con urgencia contenedores refrigerados, para poder conservar los cadáveres en condiciones dignas, y laboratorios forenses móviles, para permitir una labor rápida y eficaz. Tanto nosotros como nuestros países miembros encontraremos el dinero necesario para sufragar los indispensables y onerosos análisis de ADN, y, en el marco de tales esfuerzos, sería muy apreciable y útil si Sulpicio Lines, la empresa propietaria del transbordador que se hundió, o cualquier benefactor, nos proporcionara el entorno de trabajo necesario y nos donara, asimismo, varios contenedores refrigerados y laboratorios forenses móviles," declaró el Sr. Noble.

"Tal contribución ayudaría considerablemente a INTERPOL en sus esfuerzos por utilizar técnicas punteras de análisis de ADN, de modo que las labores de identificación de las víctimas puedan transcurrir con la mayor dignidad y eficacia posibles, permitiendo así que las familias en duelo tengan junto a ellas, lo antes posible, a sus seres queridos."

"El único objetivo es asegurarse de que los equipos de IVC y la policía pueden trabajar en unas condiciones que contribuyan a una identificación precisa y eficaz de las numerosas víctimas de esta tragedia, y utilizaremos todos nuestros recursos para alcanzar tal objetivo", añadió.

Sulpicio Lines, la compañía naviera propietaria del transbordador Princess of the Stars que naufragó frente a la isla de Sibuyan, se ha declarado dispuesta a ofrecer ayuda económica a las familias de las víctimas.

La necesidad más imperiosa es la instalación de depósitos temporales de cadáveres, equipados para efectuar exámenes post mortem, de conformidad con las buenas prácticas y los protocolos internacionales previstos en las directrices de INTERPOL sobre IVC.

Con arreglo a dichas directrices, una serie de expertos forenses efectúa exámenes detallados de las víctimas, tomando nota de una amplia gama de características físicas de identificación, entre ellas la talla, las huellas dactilares, los posibles tatuajes o implantes quirúrgicos, el estado de la dentadura (mediante la toma de radiografías) etc. Toda la información se introduce en el sistema PlassData, aplicación informática que se basa en los formularios de IVC de INTERPOL y, en el marco del proceso de identificación, ayuda a comparar los datos tomados post mortem con los registrados ante mortem. Está previsto que INTERPOL utilice dicho sistema dentro de las actividades de identificación de las víctimas del accidente que se están llevando a cabo en Filipinas.