All news
|
Print
14 junio 2008 - Media release

INTERPOL difunde un aviso mundial tras producirse una evasión masiva en una prisión de Afganistán

LYON (Francia) – INTERPOL ha difundido un aviso internacional tras la evasión de cerca de 900 presos, entre ellos terroristas convictos, de un centro penitenciario situado en el sur de Afganistán.

La Oficina Central Nacional de INTERPOL en Kabul confirmó la evasión, que tuvo lugar el viernes 13 de junio tras el lanzamiento de un ataque contra Sarposa, la prisión más importante de Kandahar, en el que varios soldados murieron y varios policías resultaron heridos.

Los funcionarios de las fuerzas del orden de Afganistán están recopilando en este momento todos los datos sobre los evadidos para que el Centro de Mando y Coordinación de la Secretaría General de INTERPOL, sita en Lyon (Francia), pueda enviarlos a los 186 países miembros a través del sistema mundial de comunicación policial protegida de INTERPOL, denominado I-24/7.

“Es evidente que este ataque estaba bien planeado, y ha permitido la evasión de muchos delincuentes y terroristas extremadamente peligrosos. La reacción de los organismos encargados de la aplicación de la ley de todo el mundo será del mismo calibre, para asegurar que los prófugos sean detenidos lo más rápidamente posible”, declaró Jean-Michel Louboutin, Director Ejecutivo de Servicios Policiales de INTERPOL.

“Los funcionarios de nuestra Subdirección de Apoyo a las Investigaciones sobre Prófugos y de nuestro Centro de Mando y Coordinación están trabajando en estrecho contacto con la Oficina Central Nacional de Kabul para garantizar que toda la información que sirva para identificar a los prófugos, como por ejemplo fotografías y huellas dactilares, se haga llegar rápidamente y de forma protegida a los funcionarios encargados de la aplicación de la ley de todo el mundo.”

Asimismo, el Sr. Louboutin elogió la rapidez con que la OCN de Kabul proporcionó la información tras producirse la fuga, así como los esfuerzos que sigue realizando para reunir y difundir los datos sobre los evadidos con el fin de ayudar a su detención.

En 2006 la Asamblea General de INTERPOL aprobó una resolución por la que subrayaba la necesidad de que los países miembros avisaran a la Secretaría General de las evasiones de presuntos terroristas u otros delincuentes peligrosos.