All news
|
Print
28 febrero 2006

Programa de formación para funcionarios kenianos sobre prevención de los delitos contra la fauna y la flora silvestres

Los funcionarios encargados de la aplicación de la ley del Kenya Wildlife Service, la agencia keniana para la protección de la flora y la fauna silvestres, están aprendiendo a trabajar con más eficacia en la prevención e investigación de la caza furtiva de especies silvestres gracias un amplio programa de formación financiado por INTERPOL que durará hasta el 10 de marzo.

Estos cursos, impartidos por especialistas de INTERPOL y por funcionarios de Estados Unidos, Canadá y otros países expertos en flora y fauna silvestres, incluyen materias como la información en el ámbito de la aplicación de la ley, la gestión de pruebas, la dirección de la inspección ocular, el examen forense de los animales, el análisis de información policial, la corrupción, y el respeto de los derechos humanos en la aplicación de la ley.

El cometido del Kenya Wildlife Service, que tiene a su cargo 31 parques nacionales y reservas de caza, consiste en velar por la protección y conservación de algunas de las especies de flora y fauna silvestres más admirables y amenazadas del planeta como son el elefante, el rinoceronte, el búfalo, el león, el leopardo, el guepardo y la tortuga marina gigante.

El año pasado INTERPOL entregó un premio dotado con 30.000 USD a dicha agencia en reconocimiento por su uso del Ecomensaje de INTERPOL, un impreso normalizado que facilita el intercambio entre los 184 países miembros de la Organización de información sobre grandes decomisos de especies de fauna y flora poco comunes, en peligro de extinción o que son objeto de tráfico, y el análisis de los datos facilitados.

La dotación de este premio -patrocinado por el Fondo Internacional para la Protección de los Animales y su Hábitat- podía utilizarse tanto para la formación de personal como para la compra de material.

En el mensaje que dirigió a los participantes, el Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble, se refirió a los peligros que conlleva la investigación de los delitos contra la flora y la fauna silvestres, ya que estos delitos pueden resultar muy lucrativos para los cazadores furtivos y a menudo hay grupos organizados involucrados en ellos.

El Sr. Noble destacó que son ellos, los funcionarios del Kenya Wildlife Service, quienes asumen diariamente la responsabilidad de enfrentarse a estos delitos y combatirlos, y señaló que, según él espera y cree, este programa les ayudará a prepararse mejor para llevar a cabo dicha tarea. Esta actividad de formación, aseguró, es una inversión en el futuro de la agencia, en el futuro de África y en el futuro de la integridad biológica del planeta.