All news
|
Print
21 septiembre 2005 - Media release

INTERPOL introduce una nueva difusión internacional para ayudar a la ONU en sus investigaciones sobre la financiación y los desplazamientos de los terroristas

BERLÍN – La Asamblea General de INTERPOL ha adoptado en su 74a reunión una serie de medidas encaminadas a ayudar a las Naciones Unidas a combatir el terrorismo y su financiación.

INTERPOL creará un nuevo tipo de difusión internacional, que se distribuirá en todo el mundo a petición de las Naciones Unidas. En esta nueva difusión se comunicará a la policía de los países miembros de la Organización que la ONU ha impuesto sanciones por terrorismo a determinadas personas que, por consiguiente, serán objeto de congelación de fondos, embargo de armas y la prohibición de viajar.

La nueva difusión de INTERPOL se añadirá a las ya existentes, de las cuales la más conocida es la difusión roja, sobre personas buscadas por la justicia a escala internacional. Asimismo, la Asamblea General ha decidido incluir en las difusiones ordinarias de INTERPOL, cuando sea el caso, que la persona buscada es objeto de sanciones antiterroristas impuestas por la ONU.

La resolución 1617 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, aprobada por unanimidad el 29 de julio de 2005, insta al Secretario General de la ONU a colaborar con INTERPOL a fin de crear unas herramientas eficaces para ayudar al Comité del Consejo de Seguridad de la ONU que se ocupa de Al Qaeda y los talibanes a cumplir su cometido y proceder a la inmovilización de activos, la prohibición de viajar y el embargo de armas a las personas y los grupos relacionados con las citadas organizaciones terroristas.

Asimismo, los delegados asistentes a la Asamblea General de INTERPOL reunidos este año en Berlín han aprobado una propuesta consistente en tomar las medidas adecuadas para otorgar a la policía internacional que trabaje con la Misión de las Naciones Unidas en Liberia (UNMIL) el acceso temporal a la red de mundial telecomunicaciones y a las bases de datos policiales de INTERPOL.

En el mandato de la UNMIL figura que sus policías deben velar por la seguridad de las principales instalaciones del Estado, proteger al personal de la ONU y ayudar al gobierno de transición de Liberia a restablecer el funcionamiento de los servicios policiales.

INTERPOL lleva ya tiempo colaborando con la ONU y las organizaciones vinculadas a ella, y ahora acaba de enviar a Beirut a unos funcionarios suyos para que presten su ayuda en la investigación de las Naciones Unidas sobre el asesinato del ex primer ministro libanés Rafiq Hariri.

En noviembre de 2004 INTERPOL nombró en la persona de Ulrich Kersten a su primer representante especial ante las Naciones Unidas, destacado en la sede de la ONU en Nueva York, con el fin de contribuir a la mejora de la cooperación y la comunicación entre ambas organizaciones.

El Sr. Kersten ha declarado que el Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble, y el Secretario General de la ONU, Kofi Annan, desean seguir desarrollando la relación entre sus respectivas organizaciones, y que la aprobación por los delegados de la Asamblea General de estas importantes resoluciones demuestra, una vez más, el compromiso existente para conseguirlo.

El Presidente de INTERPOL, Jackie Selebi, ha afirmado que la cooperación entre INTERPOL y otros organismos internacionales proporciona a la policía de todo el mundo un arma más para luchar contra el terrorismo y otros delitos transnacionales.

Con 184 países miembros, INTERPOL es la organización policial más grande del planeta. En cada uno de estos países existe una Oficina Central Nacional de INTERPOL cuyo personal está compuesto por funcionarios de la policía nacional. En la Secretaría General, sita en Lyon (Francia), trabajan codo con codo policías de más de 70 países en las cuatro lenguas oficiales de la Organización: árabe, español, francés e inglés.