All news
|
Print
23 octubre 2002 - Media release

El terrorismo biológico amenaza a la especie humana, advierte un experto

INTERPOL invitada a dirigir la lucha contra el terrorismo biológico


INTERPOL, en su calidad de organización de ámbito mundial encargada de garantizar la conexión entre los servicios de policía criminal de 181 países, fue invitada ayer a dirigir la lucha contra el terrorismo biológico. En una enérgica declaración presentada ante la Asamblea General en su 71a reunión, celebrada en Yaundé (Camerún), el Profesor Barry Kellman, Director del Centro Internacional de Fiscalización de Armas de la Universidad DePaul de Illinois (Estados Unidos), afirmó que INTERPOL es la única organización del mundo que puede dirigir la lucha contra esta amenaza tan real para la sociedad.

Advirtió que ni la peste ni el ántrax necesitan pasaporte ni visado y que el terrorismo biológico es una amenaza para toda la especie humana.

Kellman, un destacado experto en el ámbito de la delincuencia biológica, afirmó a los delegados de la Asamblea General, más de 450 policías de alto rango representantes de la mayoría de los 181 países miembros de INTERPOL, que es imperativo plantearse esta amenaza desde el punto de vista de la prevención.

Añadió que las fuerzas del orden tienen la responsabilidad de proteger a la población y que no basta con reaccionar, investigar y detener, pues ello no sirve para nada una vez que miles de personas han sido afectadas.

Asimismo, Kellman criticó al sector de las armas biológicas por su ineficacia y afirmó que es hora de proponer nuevas iniciativas. Opinó que INTERPOL es la única organización que puede hacerse cargo de este problema e influir para que se adopte una estrategia a fin de penalizar las actividades de terrorismo biológico.

Afirmó que es absurdo prohibir a las naciones que fabriquen armas biológicas cuando las personas físicas pueden hacerlo. Para terminar, instó a INTERPOL a actuar inmediatamente, no para cumplir un encargo, sino porque lo exigen la salud y el bienestar de la humanidad.