Back
|
Print

La protección de datos

El intercambio de información policial entre los 190 países miembros de INTERPOL constituye la piedra angular de la actividad de la Organización en la lucha contra la delincuencia internacional.

Este intercambio por conducto de INTERPOL se efectúa de forma voluntaria por parte de los países miembros. Así pues, es fundamental que se mantenga un clima de confianza entre todos ellos a fin de propiciar una participación constante, eficaz y lo más amplia posible en el desarrollo de la cooperación policial internacional, cometido principal de la Organización. Por consiguiente, el intercambio de información por conducto de INTERPOL deberá ofrecer necesariamente unas garantías jurídicas que aseguren la calidad de los datos intercambiados.

Garantías jurídicas

El Estatuto de la Organización

El fundamento de las garantías jurídicas que ofrece INTERPOL se encuentra en el Estatuto de la Organización, en el cual se establece que esta actúa dentro del marco de las leyes vigentes en los diferentes países y del respeto a la Declaración Universal de Derechos Humanos (artículo 2 del Estatuto de INTERPOL).

El Reglamento de INTERPOL sobre el Tratamiento de Datos

En 2011 INTERPOL llevó a cabo una revisión profunda del marco jurídico que regula el funcionamiento de su sistema de información policial. En virtud de la resolución AG-2011-RES-07, su Asamblea General aprobó el Reglamento de INTERPOL sobre el Tratamiento de Datos (RTD).

Esta resolución, aprobada unánimemente por los países miembros de INTERPOL, constituye un hito en la trayectoria de la Organización: gracias a ella su mecanismo de regulación será más completo y estructurado, e INTERPOL podrá seguir ocupando una posición de vanguardia por lo que toca a la legislación sobre protección de datos. El nuevo Reglamento de INTERPOL sobre el Tratamiento de Datos (RTD) entró en vigor el 1 de julio de 2012.

La Comisión de Control de los Ficheros de INTERPOL

Por otra parte, el tratamiento de la información por conducto de INTERPOL está sometido a la supervisión de la Comisión de Control de los Ficheros de INTERPOL (CCF), órgano independiente de la Organización (artículo 36 del Estatuto).

El funcionamiento de la CCF está regulado por el Reglamento sobre el Control de la Información y el Acceso a los Ficheros de INTERPOL.

Entre las competencias de la CCF también se encuentra la recepción de solicitudes de las personas que desean ejercer su derecho de acceso a los datos registrados sobre ellas en las bases de datos de INTERPOL. Este derecho de acceso incluye la posibilidad de rectificar y eliminar información (artículo 9 del Reglamento sobre el Control de la Información y el Acceso a los Ficheros de INTERPOL).