Back
|
Print

Función

Comisión de Control de los Ficheros de INTERPOL

La Comisión de Control de los Ficheros de la OIPC-INTERPOL ejerce sus funciones de conformidad con las normas fundamentales de la Organización, que estipulan que los fines de esta son “conseguir y desarrollar, dentro del marco de las leyes de los diferentes países y del respeto a la Declaración Universal de Derechos Humanos, la más amplia asistencia recíproca de las autoridades de policía criminal” (artículo 2 (a) del Estatuto).

Al igual que la Organización, la Comisión ayuda a proteger los derechos de las personas cuando se procede al tratamiento de información sobre ellas.

  • Es el órgano oficialmente responsable de supervisar la aplicación de la normativa de INTERPOL sobre protección de datos a la información personal tratada por la Organización.
  • También asesora a la Organización sobre toda operación o proyecto que tenga relación con el tratamiento de información personal.
  • Por último, la Comisión se encarga del tratamiento de las solicitudes de acceso a los ficheros de INTERPOL.

Las funciones de este órgano se explican con mayor detalle en sus Normas de Funcionamiento, que entraron en vigor el 1 de noviembre de 2008.

Una función de control

La Comisión se encarga de verificar que la información guardada por la Secretaría General se ha obtenido, tratado y mantenido de conformidad con las disposiciones normativas de INTERPOL y con los fines establecidos en ellas. Asimismo, garantiza el respeto de la soberanía de los Estados, lo que constituye uno de los principios básicos del Reglamento de INTERPOL sobre el Tratamiento de Datos.

La función de control de este órgano está recogida en el artículo 59 del Reglamento de INTERPOL sobre el Tratamiento de Datos y en el artículo 5 del Intercambio de Notas Oficiales, según el cual la Comisión “verificará que los datos contenidos en los ficheros:

  • se obtienen y tratan conforme al Estatuto de la Organización y a la interpretación que de él hagan sus órganos competentes;
  • se registran con una finalidad precisa y no se hace uso de ellos de modo incompatible con dicha finalidad;
  • son exactos;
  • se conservan durante un periodo limitado en las condiciones establecidas por la Organización”.

Estas disposiciones se completan con lo dispuesto en el artículo 1 del Reglamento sobre el Control de la Información y el Acceso a los Ficheros de INTERPOL, según el cual “La Comisión comprobará que las normas y operaciones relativas al tratamiento de información de carácter personal por parte de la Organización, y en especial los proyectos de creación de nuevos ficheros o nuevos medios de difusión de este tipo de información, cumplen la reglamentación de la propia Organización en este ámbito y no vulneran los derechos fundamentales de las personas, previstos en el artículo 2 del Estatuto de INTERPOL donde se menciona la Declaración Universal de Derechos Humanos, ni los principios generales en materia de protección de datos.”

Por lo que toca al tratamiento de información policial, la Comisión verifica que este se lleva a cabo de conformidad con el Reglamento de INTERPOL sobre el Tratamiento de Datos y con el Reglamento sobre el Control de la Información y el Acceso a los Ficheros de INTERPOL (artículo 25).

Al examinar las solicitudes presentadas por personas que desean saber si la Organización posee alguna información sobre ellas, la Comisión puede realizar verificaciones específicas y, en caso necesario, recomendar la introducción de correcciones en los ficheros de INTERPOL.

Por lo general, en cada una de sus reuniones la Comisión realiza verificaciones de oficio, que pueden ser aleatorias, sobre una información determinada, o sobre un tipo de tratamiento específico. Estas verificaciones de oficio constituyen un instrumento de control muy valioso, ya que permiten verificar si los datos personales recibidos por la Secretaría General y registrados en sus ficheros reciben un tratamiento acorde con la normativa de INTERPOL y con los principios fundamentales de protección de datos adoptados por la Organización. Este órgano realiza dos tipos de verificaciones:

  • sobre los procedimientos seguidos para el tratamiento de la información;
  • sobre la propia información, con independencia de su fuente.

La Comisión presenta sus recomendaciones a la Organización en un informe en el que expone los problemas más destacados y los errores de tratamiento detectados.

Las verificaciones de oficio tienen por objeto que la Comisión conozca mejor el sistema de tratamiento de la información policial de INTERPOL, los problemas que se le presentan, así como los riesgos y las exigencias que plantea la cooperación policial y judicial internacional, a fin de que pueda desempeñar eficazmente su función de asesora de la Organización en materia de tratamiento de datos.

Una función consultiva

La Comisión desempeña también una función consultiva. Para examinar las solicitudes, las verificaciones de oficio o el tratamiento por parte de INTERPOL de información policial, estudia proyectos, cuestiones específicas sobre el tratamiento de información –efectuado directamente por la Organización o a través de esta– y las normas pertinentes, y además formula recomendaciones por iniciativa propia o a petición de INTERPOL. No está facultada para tratar ella misma la información policial.

Una muestra del ejercicio de esta función es la aprobación general por parte de la Comisión del nuevo  Reglamento sobre el Tratamiento de Datos, que entró en vigor el 1 de julio de 2012.

Para ella es de la máxima importancia que sus relaciones con la Secretaría General se basen en la consulta y la transparencia. Y ello con un objetivo doble: que ambas conozcan las obligaciones y limitaciones de la otra y de ese modo se facilite la comprensión mutua, y que ella misma pueda asesorar mejor a la Organización, ejerciendo así una función tanto preventiva como impulsora en el tratamiento de la información efectuado por INTERPOL (Informe de actividades de la Comisión - año 2002, punto 2).

Tratamiento de las solicitudes

La Comisión trata las solicitudes de acceso a los ficheros de INTERPOL aplicando el procedimiento previsto en sus Normas de Funcionamiento.

Asuntos que no entran en el ámbito de competencia de la Comisión

La Comisión tiene a menudo que confirmar –principalmente en el marco del tratamiento de solicitudes de acceso a los ficheros de INTERPOL– que ni ella ni la Organización deben en modo alguno tomar las medidas siguientes:

  • Arrogarse las atribuciones de las autoridades judiciales, verificando o corrigiendo imputaciones. No obstante, INTERPOL y ella deben hacer las preguntas adecuadas para decidir si la información policial es exacta y, de forma más general, si debe registrarse, si está actualizada o si debe conservarse en los ficheros.
  • Juzgar la situación del derecho en un país miembro para pronunciarse sobre la validez de una orden de detención o de una resolución.
  • Determinar si, con arreglo a un acuerdo bilateral de cooperación judicial, debe tomarse la decisión de interrumpir las diligencias.
  • Prestar ayuda en relación con solicitudes de visado, ni expedir certificados de buena conducta.