Back
|
Print

Neutralidad (artículo 3 del Estatuto)

Antecedentes

INTERPOL es una organización policial internacional cuyo objetivo principal es mejorar la cooperación policial internacional. Dada la diversidad de sus miembros, se decidió muy pronto (en 1946) que la Organización se centraría en la prevención y la represión de las infracciones de derecho común, por oposición a los delitos de carácter político, militar, religioso o racial. La decisión de limitar el compromiso de la Organización a los delitos de derecho común se fundamenta en los artículos 2 y 3 del Estatuto.

Según el artículo 3 del Estatuto de INTERPOL, “está rigurosamente prohibida a la Organización toda actividad o intervención en cuestiones o asuntos de carácter político, militar, religioso o racial”. Los objetivos principales del artículo 3 son a) garantizar la independencia y neutralidad de INTERPOL (reafirmadas en la resolución AG-2006-RES-04), b) conformarse a la legislación internacional en materia de extradición y c) proteger a las personas contra posibles persecuciones.

A fin de aplicar el artículo 3 de manera consistente y reconociendo la existencia tanto de infracciones definidas como de carácter puramente político, militar, religioso o racial, como de delitos de derecho común que se cometen en un contexto político, militar, religioso o racial determinado, la Organización adoptó el principio de predominio (resolución AGN/20/RES/11). Este principio se aplica caso por caso para determinar si los elementos de carácter político, militar, religioso o racial prevalecen en un determinado caso.

La interpretación del artículo 3 sigue la evolución del derecho internacional en general y de las leyes de extradición en particular. En 1984 la Asamblea General de INTERPOL aprobó una resolución (AGN/53/RES/7) que permitía a la Organización cooperar, bajo determinadas circunstancias, en casos relacionados con el terrorismo. Esta posición --adoptada a pesar del carácter político inherente al terrorismo-- se ajusta a la evolución de la práctica internacional en materia de extradición: el terrorismo ya no se considera un delito político a efectos de extradición; por consiguiente queda fuera de las excepciones basadas en el concepto de delito político que figuran en las leyes de extradición. El alcance de la colaboración de INTERPOL en casos de delitos terroristas se amplió en 2004 al incluir el cargo de pertenencia a una organización terrorista (resolución AG-2004-RES-18).

El segundo cambio de política importante con respecto a la interpretación del artículo 3 del Estatuto tuvo lugar en 1994, cuando la Asamblea General de INTERPOL aprobó una resolución (AGN/63/RES/9) que permitía a la Organización ofrecer apoyo en casos de violaciones graves del derecho internacional humanitario en circunstancias específicas. De esta manera se permitía a la Organización colaborar activamente con los Tribunales Penales Internacionales para la ex Yugoslavia y para Ruanda y más tarde con otros tribunales como la Corte Penal Internacional. Asimismo, la citada resolución permite a los países miembros cooperar entre ellos en este tipo de casos a través de INTERPOL.

Marco de interpretación del artículo 3

La prohibición que figura en el artículo 3 se aplica a la Organización en su conjunto. Es decir, todos los órganos de INTERPOL, así como todos los países miembros, deben respetar el artículo 3 en el marco de cualquier actividad de INTERPOL y siempre que utilicen las herramientas y servicios de la Organización.

Como se establece en el Reglamento de INTERPOL sobre el Tratamiento de Datos (art. 34), para determinar si una solicitud entra dentro del ámbito del artículo 3, se evaluarán todos los elementos pertinentes del caso, en particular:

  • el tipo de delito, concretamente los cargos y los hechos ocurridos;
  • la situación de la persona afectada;
  • la identidad de la fuente de los datos;
  • la postura manifestada por otro país u otra entidad internacional (p. ej. un tribunal internacional);
  • las obligaciones impuestas por el derecho internacional;
  • las repercusiones para la neutralidad de la Organización; y
  • el contexto del caso.

A fin de compilar la dilatada experiencia en la interpretación y la aplicación del artículo 3, se elaboró una Recopilación de prácticas sobre la aplicación del artículo 3. Se trata de una guía sobre la evolución y el desarrollo de la práctica de INTERPOL y de la aplicación del artículo 3 en distintos casos, incluidos los delitos cometidos por políticos y expolíticos; los delitos cometidos en el marco de una toma inconstitucional del poder; los delitos con elementos de carácter militar, religioso o racial; y los delitos contra la seguridad del Estado.