All news
|
Print
16 abril 2008

Bélgica pide a INTERPOL la publicación de notificaciones rojas a nombre

LYON (Francia) – INTERPOL ha publicado sendas notificaciones rojas (sobre personas buscadas a escala internacional) a nombre de dos delincuentes convictos que el 14 de abril se evadieron de una prisión belga.

Tras la fuga de Sheptim Murati y Kassim Geibi de la cárcel de Verviers, las autoridades belgas contactaron con el Centro de Mando y Coordinación de INTERPOL, sito en su Secretaría General, que envió una alerta mundial a los 186 países miembros de la Organización.

Geibi, de 41 años, está condenado a cadena perpetua por diversos delitos, entre ellos robo con violencia y circunstancias agravantes (asesinato); y Murati, de 35 años, cumplía una pena de tres años por asociación ilícita.

Las autoridades belgas han autorizado la publicación a escala mundial de estas notificaciones rojas a nombre de las mencionadas personas a fin de contribuir a los esfuerzos internacionales que se llevan a cabo para su localización.

“Una de las funciones más importantes de INTERPOL es ayudar a las autoridades encargadas de la aplicación de la ley de todo el mundo a proteger a la población de prófugos fugados peligrosos, como es el caso de estas personas”, ha declarado Jean-Michel Louboutin, Director Ejecutivo de Servicios Policiales de INTERPOL.

“Las notificaciones rojas de INTERPOL son un poderoso instrumento para la aplicación de la ley que puede ayudar a las autoridades policiales de Bélgica y de otros países a localizar y capturar a estos reclusos fugados que constituyen un peligro para la seguridad pública. La petición cursada por Bélgica a INTERPOL para que publique las notificaciones rojas aumenta enormemente las probabilidades de que sean detenidos, al margen del país al que se dirijan para intentar sustraerse a la acción de la justicia”.

En 2007 se publicó la cifra récord de 3.131 notificaciones rojas, que sirvieron de base para la detención, ese mismo año, de 562 personas en todo el mundo.

Las notificaciones rojas no sólo se registran en la base de datos central de INTERPOL, que puede ser consultada por cualquiera de sus países miembros, sino que también pueden añadirse a las bases de datos de las fuerzas del orden y de los sistemas de vigilancia fronteriza de cada país.

Muchos países miembros de INTERPOL aceptan las notificaciones rojas como base para la detención preventiva de personas buscadas con miras a su extradición. La publicación de las notificaciones rojas, que se lleva a cabo en la Secretaría General en las cuatro lenguas oficiales de la Organización (árabe, español, francés e inglés), puede ser solicitada por cualquiera de los países miembros de INTERPOL. Conservan su vigencia hasta que el prófugo buscado es extraditado.