All news
|
Print
02 noviembre 2011 - Media release

Llamamiento para salvar de la extinción a los tigres en estado salvaje

HANOI (VIETNAM) – El proyecto PREDATOR, una iniciativa para proteger y salvar a los últimos tigres en estado salvaje que todavía sobreviven en el mundo, ha sido presentado hoy en la 80a reunión de la Asamblea General de INTERPOL, que ha congregado a funcionarios de las fuerzas del orden de todo el planeta, procedentes de los 190 países miembros de esta organización.

Creado por INTERPOL, el proyecto PREDATOR permite aunar los esfuerzos de los funcionarios de los servicios policiales, aduaneros y de protección de la fauna y flora silvestres de los 13 países asiáticos en los que aún se pueden encontrar tigres en su hábitat natural. Esta nueva alianza, que se inscribe en la Global Tiger Initiative (iniciativa mundial para la conservación del tigre), cuenta con la participación de representantes de los 13 países asiáticos en cuestión, así como de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés), el Departamento británico de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales (Defra, por su acrónimo en inglés), el Banco Mundial, la Smithsonian Institution e INTERPOL.

“A causa de cazadores furtivos sin escrúpulos los escasos tigres salvajes que aún quedan están en peligro de extinción, por lo que debemos trabajar todos juntos para proteger a esta especie emblemática. A través del proyecto PREDATOR, INTERPOL demuestra una vez más su determinación para proteger no solo a los tigres, sino también a la fauna y la flora silvestres en general y a los ecosistemas contra los que atentan los delincuentes”, declaró David Higgins, Jefe del Programa de INTERPOL sobre Delitos contra el Medio Ambiente.

La iniciativa del proyecto PREDATOR capacitará a los organismos encargados de la aplicación de la ley para combatir los delitos cometidos contra los tigres, al potenciar la capacidad de dichos organismos para colaborar con los servicios de protección de la fauna y flora silvestres utilizando métodos de investigación avanzados, basados en información policial. Además, esta iniciativa animará a los países a crear grupos de ámbito nacional especializados en combatir los delitos contra los tigres, y a dotarlos de los recursos necesarios.

En una videopresentación dirigida a la Asamblea General de INTERPOL reunida en Hanoi, Robert B. Zoellick, Presidente del Grupo del Banco Mundial y fundador de la iniciativa mundial para la conservación del tigre, declaró lo siguiente: “Estoy especialmente orgulloso de la función catalizadora que desempeña la Global Tiger Initiative, y de la temprana contribución del Grupo del Banco Mundial al proyecto PREDATOR. Esta iniciativa innovadora entre los países que cuentan con poblaciones de tigres –incluido el país en que nos encontramos, Vietnam– servirá para que disminuya el tráfico de partes de estos felinos, con la consiguiente disminución de otros delitos contra la fauna y la flora silvestres en Asia”.

Seguidamente, el Sr. Zoellick instó a los dirigentes a “dotar a sus sistemas de justicia penal del poder y los recursos necesarios para proteger a la fauna y la flora silvestres, los bosques y los caladeros contra quienes saquean los recursos naturales del planeta y el patrimonio viviente de los países”.

Debido a la caza furtiva y a la degradación y fragmentación de su hábitat, los 100.000 tigres que se calcula que poblaban el continente asiático en 1900 han pasado a ser en la actualidad menos de 3.500 individuos, repartidos por los países que todavía cuentan con ejemplares de esta especie.

“Si la caza furtiva y el tráfico se mantienen al ritmo actual, es posible que las próximas generaciones no lleguen a saber lo que es un tigre vivo en estado salvaje. El proyecto PREDATOR permitirá a los funcionarios de los servicios policiales, de aduanas y de protección de la fauna y flora silvestres intercambiar la información que hayan acopiado con el objetivo de impedir la desaparición definitiva de los tigres”, afirmó Frank Donovan, Director de Misión de la USAID en Vietnam.

Los cazadores furtivos han diezmado la población mundial de tigres para alimentar un amplio mercado ilícito de pieles, huesos y otras partes del cuerpo del animal. El comercio y el contrabando de partes de tigre y productos derivados es un negocio floreciente que trasciende las fronteras nacionales, por lo que la aplicación de las leyes destinadas a su represión constituye todo un reto.

El Ministro de Medio Ambiente británico, Richard Benyon, declaró lo siguiente: “El Gobierno del Reino Unido ha apoyado sistemáticamente las medidas encaminadas a proteger a los tigres que permanecen en estado salvaje, por lo que es para mí una enorme satisfacción que hayamos podido prestar apoyo al proyecto PREDATOR. La caza furtiva y el tráfico ilícito siguen constituyendo una amenaza para esta especie que tanto estimamos, y, si queremos que el número de tigres que todavía viven en su entorno natural experimente una recuperación, este problema de alcance mundial precisará una respuesta de ámbito mundial”.

Actualmente, los organismos encargados de la protección de la fauna y flora silvestres en los países que poseen poblaciones de tigres no disponen del personal ni los equipos suficientes para combatir sobre el terreno los delitos de su competencia, y a menudo se ven superados en número por unos cazadores furtivos bien armados.

“La Smithsonian Institution está orgullosa de formar parte de esta iniciativa internacional destinada a mejorar la capacidad de las fuerzas del orden en los países que cuentan con poblaciones de tigres”, declaró Steve Monfort, Director del Smithsonian Conservation Biology Institute (SCBI). “El proyecto PREDATOR de INTERPOL constituirá una excelente plataforma de colaboración en la que los administradores de las zonas protegidas y otros profesionales de la aplicación de la ley podrán intercambiar el tipo de información que resulta imprescindible para localizar y destruir las redes de tráfico ilícito de especies de fauna y flora silvestres. Será un perfecto complemento a los esfuerzos efectuados por el SCBI para ayudar a mejorar la eficacia de la patrulla en primera línea dentro de las zonas protegidas, y para contener el suministro constante al mercado de animales cazados furtivamente”.

El programa entrará rápidamente en su fase operativa, ya que los días 13 y 14 de febrero de 2012 está previsto celebrar en Bangkok (Tailandia) una reunión de altos funcionarios policiales y aduaneros de los países que cuentan con poblaciones de tigres, con objeto de concebir y aplicar un plan de acción. INTERPOL está organizando este taller bajo los auspicios del consorcio internacional para combatir los delitos contra la fauna y la flora silvestres (ICCWC, por sus siglas en inglés), con un objetivo estratégico y una planificación a largo plazo, a fin de conseguir que los participantes tomen activamente medidas para frenar el tráfico ilícito de tigres y otras especies amenazadas.

En noviembre de 2010, un grupo de altos dirigentes políticos de los países con poblaciones de tigres se reunieron en San Petersburgo (Rusia) para aprobar la Declaración de San Petersburgo sobre la Conservación del Tigre, así como un vasto programa mundial para la recuperación de esta especie (Global Tiger Recovery Program), por el que se adquiere un compromiso sin precedentes para duplicar el número de tigres en estado salvaje de aquí a 2022. La Global Tiger Initiative, que cuenta con la participación de numerosos países y entidades asociadas, ha ayudado a dotar de dirección a esta nueva acción conjunta de ámbito mundial iniciada en 2008. La puesta en marcha del proyecto PREDATOR marca un importante hito en el refuerzo de las medidas adoptadas por los países que cuentan con poblaciones de tigres con miras a aumentar el nivel de cooperación e intercambio de información entre los organismos encargados de la protección de la fauna y flora silvestres, los servicios de aduanas y los cuerpos policiales de numerosos países asiáticos.

Message from President Robert B. Zoellick of the World Bank Group