All news
|
Print
29 septiembre 2011 - Media release

Duro golpe al suministro mundial por Internet de medicamentos ilegales y falsificados

La operación PANGEA IV, respaldada por INTERPOL, pone de manifiesto el riesgo que entraña para los ciudadanos la adquisición de medicamentos ilícitos en línea


LYON (Francia) – Un total de 81 países han participado en lo que ha sido la mayor operación de este tipo hasta la fecha: una semana internacional de acción contra la venta a través de Internet de medicamentos falsificados e ilegales, que ha conducido a decenas de detenciones y al decomiso en todo el mundo de 2.400.000 fármacos potencialmente perjudiciales para la salud, valorados en 6.300.000 USD.

La operación, denominada PANGEA IV, se llevó a cabo del 20 al 27 de septiembre en apoyo al Grupo Especial Internacional contra la Falsificación de Productos Médicos (IMPACT, por sus siglas en inglés) y contó con la participación de la policía, los servicios de aduanas y diversos organismos nacionales reguladores de fármacos y el respaldo de proveedores de acceso a Internet y de sistemas de pago, así como de empresas especializadas en la entrega de productos. El objetivo de la operación era desbaratar las actividades delictivas relacionadas con la venta de medicamentos falsos a través de Internet, tales como las estafas con tarjetas de crédito, y desarticular las redes que las llevan a cabo, así como concienciar a la opinión pública sobre el riesgo que supone para la salud la compra de medicamentos en línea.

La operación mundial se centró en los tres elementos principales que se utilizan de forma indebida en el comercio ilícito por Internet: los proveedores de servicios de Internet, los sistemas de pago electrónico y las empresas de entrega de productos. La coordinación corrió a cargo de INTERPOL, la Organización Mundial de Aduanas (OMA), el Foro Permanente sobre Delitos Farmacológicos Internacionales (PFIPC, por sus siglas en inglés), el grupo de trabajo de aplicación de la ley de los Jefes de Agencias de Medicamentos (HMA WGEO, por sus siglas en inglés), el Instituto de Seguridad Farmacéutica (PSI) y los proveedores de sistemas de pago electrónico.

“Los países miembros y los aliados de INTERPOL han dejado patente, gracias al éxito de la operación PANGEA IV, que Internet no es un refugio seguro que ofrezca el amparo del anonimato a los delincuentes que trafican con medicamentos ilícitos”, declaró el Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble.

“El principal objetivo de la operación PANGEA IV era aprovechar la acción conjunta de distintos sectores para ayudar a las autoridades y las partes interesadas de los 188 países miembros de INTERPOL a cerrar los sitios web que se dedican a la venta ilícita de fármacos y a detectar los flujos de capital y las fuentes que alimentan el tráfico de estos productos farmacéuticos ilegales tan peligrosos para la salud de las personas”.

“Queremos dar las gracias a los policías, los aduaneros y los agentes de los organismos reguladores en materia sanitaria de los 81 países participantes. En especial, la estrecha y eficaz colaboración entre las autoridades policiales y aduaneras ha mostrado el camino que se debe seguir en el futuro para combatir el tráfico ilícito de medicamentos a través de Internet. Igualmente decisivo para el éxito de la operación PANGEA IV resultó el apoyo diario proporcionado por los organismos británicos y estadounidenses reguladores en materia sanitaria, así como por los representantes del sector aduanero procedentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos,” añadió el jefe de INTERPOL.

Durante la semana de seguimiento de la información publicada en Internet, en que los países participantes enviaron datos a un centro de operaciones especializado ubicado en la sede de la Secretaría General de INTERPOL, sita en Lyon, se cerraron cerca de 13.500 sitios web dedicados a actividades ilícitas. Además, los organismos reguladores y los servicios de aduanas inspeccionaron unos 45.500 paquetes, decomisaron casi 8.000 de ellos, y confiscaron 2.400.000 comprimidos falsos e ilícitos (antibióticos, esteroides, medicinas contra el cáncer, antidepresivos y antiepilépticos, así como píldoras adelgazantes y complementos dietéticos) procedentes de 48 países. Actualmente unas  55 personas están siendo investigadas o han sido detenidas por diversos delitos, entre los que figuran la fabricación, la venta y el suministro ilegales de medicamentos no autorizados o que requieren receta médica.

"No podemos detener el suministro ilícito de medicamentos en línea sin una actuación internacional coherente, constante y colectiva en la que participen todos los sectores. La propia operación PANGEA IV solo resultó posible gracias a una acción conjunta en la que los 165 organismos participantes intercambiaron información en tiempo real a través de la sede de INTERPOL en Lyon", declaró Aline Plançon, jefa de la unidad de INTERPOL contra la falsificación de productos médicos y los delitos farmacológicos.

“En última instancia, esperamos que, al concienciar a los ciudadanos acerca de los peligros que representan las farmacias ilegales que operan por Internet, los consumidores tengan más cuidado a la hora de comprar medicamentos en la red”, añadió Plançon.

Las investigaciones continúan y los resultados finales se harán públicos una vez concluida la operación.

En el marco de las actividades de su servicio de alerta a los ciudadanos, INTERPOL ha publicado una serie de vídeos en YouTube titulados “Don’t Be Your Own Killer” (no seas tu propio asesino), donde se ponen de relieve los peligros que suponen las farmacias ilegales que operan por Internet.