All news
|
Print
18 octubre 2007 - Media release

La cooperación internacional conduce a la detención de un presunto genocida Ruandés

LYON (Francia) – La estrecha cooperación entre INTERPOL, la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR) y los Ministerios franceses de Justicia y del Interior ha llevado a la detención de un hombre buscado en relación con el genocidio perpetrado en Ruanda en 1994.

La policía gala ha detenido en Carcasona, sur de Francia, a Dominique Ntawukuriryayo, que es objeto de una notificación roja de INTERPOL publicada a petición del TPIR en noviembre de 2006. Ntawukuriryayo era buscado en relación con una serie de delitos graves contemplados en el Convenio de Ginebra de 1949 y con crímenes contra la humanidad.

“Son dignos de elogio los extraordinarios esfuerzos realizados por los Ministerios franceses de Justicia y del Interior, que han llevado a esta y a otras detenciones recientes”, ha declarado el Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble.

“Un resultado de este tipo no se obtiene de improviso: ha sido posible sólo gracias a la estrecha y atenta cooperación entre las autoridades francesas y ruandesas, INTERPOL y el TPIR”.

“Esta detención sirve además de advertencia clara a otros prófugos buscados por el TPIR y sobre los cuales INTERPOL ha publicado notificaciones rojas: tal vez crean que han burlado la justicia, pero evidentemente no es así”, ha añadido el Sr. Noble.

Ntawukuriryayo es el tercer prófugo buscado por el TPIR que se captura en Francia. Su detención se produce después de que los delegados asistentes a la 19a Conferencia Regional Africana de INTERPOL, celebrada en Tanzanía, pidieran a las 186 Oficinas Centrales Nacionales repartidas por todo el mundo que proporcionaran toda la ayuda necesaria para detener a las personas encausadas por el TPIR que aún no han sido capturadas, un total de quince en la actualidad.

“Es nuestro deber como funcionarios policiales”, había declarado en la Conferencia el Presidente de la Organización, Jackie Selebi, “hacer todo cuanto esté en nuestro poder para identificar y detener a los prófugos buscados por delitos de tal gravedad”.

La primera de esta serie de detenciones tuvo lugar a finales de junio, cuando la cooperación entre funcionarios de la Subdirección de Apoyo en Investigaciones sobre Prófugos (FIS) de INTERPOL y miembros de las fuerzas del orden de Ruanda, Francia y Estados Unidos condujo a la captura de Isaac Kamali en el aeropuerto Charles de Gaulle de París.

A primeros de octubre un equipo de la FIS fue enviado a Ruanda para trabajar en colaboración con la Fiscalía del TPIR, la OCN de INTERPOL en Kigali y las autoridades judiciales ruandesas con miras a definir una estrategia común en relación con la localización y captura a escala mundial de presuntos genocidas.