All news
|
Print
10 junio 2013

La operación STOP de INTERPOL tiene por objeto combatir las redes de trata de personas en Ruanda

KIGALI (Ruanda) – Una operación policial mundial llevada a cabo por la Policía Nacional de Ruanda en colaboración con INTERPOL, en el aeropuerto internacional de Kigali, ha permitido controlar miles de pasaportes con miras a desmantelar redes delictivas y descubrir a inmigrantes clandestinos que intentan entrar en el país utilizando documentos falsos.

Esta operación, practicada a lo largo de dos días, el 29 y el 30 de mayo, ha sido coordinada por la Unidad de Trata de Personas de INTERPOL bajo los auspicios de su programa STOP (dedicado a la formación sobre operaciones contra este fenómeno delictivo) y ha contado con la colaboración de la Oficina Regional de esta organización policial en Nairobi. Dos días antes de su comienzo se había impartido un curso intensivo destinado a familiarizar a los funcionarios policiales y de los servicios de inmigración con las bases de datos policiales mundiales de INTERPOL, que permiten detectar a las personas implicadas en redes de tráfico de personas.

“Este programa de índole táctica permite mejorar las capacidades de los funcionarios de las fuerzas del orden  para practicar inspecciones y detectar inmigrantes clandestinos”,  declaró Christopher Bizimungu, Jefe del Departamento de Investigaciones Policiales de Ruanda, quien inauguró el curso. “La operación y la puesta en funcionamiento de las herramientas y los servicios de INTERPOL en el aeropuerto internacional de nuestra capital contribuyen a fomentar la seguridad regional al reforzar nuestras fronteras”, añadió.

En la operación participaron funcionarios de la Policía de Ruanda y de los servicios de inmigración del país, en colaboración con la Secretaría General de INTERPOL y su Oficina Central Nacional de Kigali. Los documentos de identidad de más de 6.500 pasajeros que llegaban al aeropuerto o salían de él se verificaron en la base de datos de INTERPOL sobre documentos de viaje robados y perdidos, que contiene más de 37 millones de documentos procedentes de 166 países. Las comprobaciones de nombres en las bases de datos mundiales de la organización policial realizadas en el marco de esta operación dieron lugar a otras inspecciones, de cuyo seguimiento se ocupan actualmente los organismos nacionales encargados de la aplicación de la ley.

"La única manera de detectar e impedir las actividades ilícitas es disponer de un sistema de control de fronteras sólido y plenamente operativo. Ahora Ruanda cuenta con los conocimientos especializados y las herramientas policiales fundamentales que necesita para desempeñar una función eficaz de prevención de la delincuencia y de aplicación de la ley, ya que ello guarda relación con la capacidad de combatir las redes ilícitas de tráfico de inmigrantes”, declaró el funcionario especializado Didier Clergeot, quien se encargó de coordinar la operación desde el Grupo de INTERPOL Especializado en Gestión Integrada de Fronteras.

El principal objetivo del programa STOP consiste en ayudar a los países de África a adoptar un enfoque integrado para combatir la trata de personas mediante la mejora de las competencias operativas de las fuerzas policiales, tanto a escala nacional como regional. La puesta en marcha de esta operación en Kigali supone que la red mundial de comunicación policial protegida de INTERPOL, I-24/7, funciona de manera permanente en el mayor aeropuerto ruandés. Además,  se está planificando ampliar a todo el país el acceso a las bases de datos de INTERPOL, lo que representa un gran avance para mejorar las capacidades de Ruanda de cara al futuro con miras a detectar y desmantelar redes de tráfico de personas y combatir otras actividades delictivas.