All news
|
Print
23 octubre 2012 - Media release

La jefa de la Policía belga visita INTERPOL para ampliar la cooperación

LYON (Francia) – Hoy Catherine de Bolle, Directora General de la Policía Federal de Bélgica, ha visitado la sede de la Secretaría General de INTERPOL con objeto de determinar nuevos ámbitos de cooperación en los que se pueda aplicar los instrumentos de esta organización policial mundial y su red policial internacional para prestar un mayor apoyo en pro de la seguridad nacional y regional.

En sus encuentros con el Secretario General, Ronald Noble, y con otros dirigentes de INTERPOL, en los que se habló de una amplia gama de actividades en las que esta organización y Bélgica colaboran estrechamente, Catherine de Bolle destacó casos de narcotráfico, tráfico de vehículos, piratería marítima y delitos violentos que vienen a demostrar el valor de los productos y servicios que INTERPOL pone a disposición de la policía sobre el terreno.

“Estoy firmemente comprometida con la mejora tanto del intercambio de información policial por conducto de INTERPOL como del uso de sus bases de datos mundiales por parte de las fuerzas policiales de Bélgica”, declaró la jefa de la Policía belga.

“Puesto que los delitos no se paran en nuestras fronteras, tampoco debe pararse en ellas la acción policial. A este respecto, la Policía Federal de Bélgica apoya los esfuerzos emprendidos por INTERPOL con miras a estrechar la cooperación internacional entre los profesionales de la policía, como el establecimiento en Singapur del Complejo Mundial de INTERPOL para la Innovación y el desarrollo del Sistema de Información Policial para África Occidental”, añadió la Directora General de la Policía belga.

El Sistema de Información Policial para África Occidental (WAPIS, por sus siglas en inglés), creado por INTERPOL, es un proyecto financiado por la Unión Europea que inició su andadura en 2010, durante la Presidencia belga del Consejo de la Unión Europea. Este proyecto permite a la policía de África Occidental consultar y gestionar de manera estructurada los datos policiales relacionados con la delincuencia organizada, facilitando así la recopilación, la centralización, la gestión, el intercambio y el análisis de información policial entre los países miembros de la Comunidad Económica de los Estados del África Occidental (CEDEAO).

El Secretario General de INTERPOL acogió con gran satisfacción la visita de la máxima dirigente de la Policía belga, que brinda la oportunidad de determinar ámbitos en los que el país y esta organización pueden colaborar “aún más estrechamente”, y afirmó: “A lo largo de su larga relación con INTERPOL, la Policía Federal de Bélgica ha demostrado su liderazgo en el ámbito de la cooperación internacional para la aplicación de la ley, y constituye un socio fundamental para llevar a la práctica el cometido de nuestra organización para conseguir un mundo más seguro”.

A este respecto, Ronald Noble recordó las “actuaciones ejemplares de colaboración” realizadas por la Policía Federal de Bélgica en el caso del ciudadano somalí sospechoso de piratería marítima que fue extraditado de Seychelles a Bélgica en mayo de 2012 después de que, al cotejar en 2011 sus huellas dactilares con las bases de datos de INTERPOL, se confirmara su relación con el secuestro del buque belga Pompei perpetrado en abril de 2009 en aguas de Seychelles.

Inmediatamente después de la liberación del buque secuestrado en junio de 2009, la Policía Federal de Bélgica llevó a cabo una investigación de policía científica exhaustiva en el lugar de los hechos (el propio buque), cuyos resultados se incorporaron a las bases de datos de INTERPOL sobre piratería marítima y huellas dactilares.

Más adelante, en marzo de 2011, tras la detención de seis somalíes en aguas territoriales de Seychelles, la policía de este país proporcionó a INTERPOL las huellas dactilares de los detenidos para que las cotejara con la información contenida en sus bases de datos. Esta operación permitió determinar que las huellas de uno de los detenidos coincidían con unas marcas latentes recogidas por la Policía Federal de Bélgica en el buque que había sido secuestrado.

"Hoy en día, para proteger de forma eficaz a la ciudadanía, en todas las regiones y en el mundo entero, es fundamental adoptar ante el problema de la seguridad un planteamiento de colaboración global, en el que los países intercambien información, en el que se pueda atar cabos, y en el que se utilice al máximo las herramientas policiales de ámbito mundial que ofrece INTERPOL”, concluyó Ronald Noble.

Catherine De Bolle estuvo acompañada por Dirk Allaerts, Jefe de Gabinete, Peter De Buyschere, Director de Cooperación Policial Internacional, Michel Croquet, Director de Información Policial Operativa, y Alain Barbier, Subdirector de la Oficina en Bruselas del Representante Especial de INTERPOL ante la Unión Europea.