All news
|
Print
30 marzo 2012 - Media release

“El mundo debe prepararse mejor para combatir las nuevas amenazas de la ciberdelincuencia”, declaró el máximo dirigente de INTERPOL en una prestigiosa reunión en la India

Nueva Delhi (India) ‒ El jefe de INTERPOL ha declarado que hay “una enorme discrepancia” entre la inmediatez de las comunicaciones en Internet y las medidas actuales para ayudar a los organismos encargados de la aplicación de la ley a luchar contra la ciberdelincuencia.

En su intervención el viernes en el marco de la conferencia conmemorativa de D.P. Kohli, a la que asistieron A.P. Singh, Director de la Oficina de Investigación Criminal de la India, y Shri V. Narayanasamy, Ministro de Estado de la Oficina del Primer Ministro, el Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble, señaló que la inadecuación de las legislaciones y la falta de recursos constituyen los mayores obstáculos en la lucha contra la ciberdelincuencia.

“Si bien será posible avanzar verdaderamente en la lucha contra la delincuencia cuando un número importante de países hayan actualizado su legislación y asignado recursos para que la policía aumente sus conocimientos técnicos, INTERPOL y el mundo no pueden esperar a que se produzca esa situación ideal”, afirmó el Secretario General.

Y añadió, “por esta razón, INTERPOL está trabajando con sus países miembros para idear estrategias innovadoras de lucha contra los delincuentes informáticos”.

Explicó asimismo que, a pesar de que la ciberdelincuencia ni siquiera está oficialmente reconocida en muchos países, los terroristas de la era informática utilizan actualmente tecnologías avanzadas, como hicieron los autores de los atentados perpetrados en Mumbai en 2008, quienes coordinaron sus ataques por medio de mensajes cifrados enviados a través de dispositivos móviles.

“Hasta que los países no actualicen sus respectivas legislaciones nacionales y se pongan de acuerdo para elaborar un marco jurídico que facilite las investigaciones internacionales en materia de ciberdelincuencia, la policía tendrá que seguir haciendo uso de su creatividad para trabajar con los colegas extranjeros”, declaró el Secretario General.

A este respecto, se informó a la audiencia de que INTERPOL está trabajando con sus 190 países miembros en un enfoque coordinado para luchar contra los delincuentes informáticos, como se ha puesto de relieve en la reciente operación UNMASK, coordinada por INTERPOL y llevada a cabo en América del Sur y Europa, contra el grupo de piratas informáticos Anonymous que, como medida de protesta, amenazó con bloquear Internet el 31 de marzo.

Para superar los obstáculos jurídicos que impiden una investigación verdaderamente internacional, INTERPOL hizo participar directamente en la operación UNMASK a los fiscales de los países afectados, a fin de garantizar que las pruebas disponibles se admitieran en los tribunales. De esta manera se permitió que la información intercambiada se incluyese en las investigaciones en marcha.

Desde el comienzo de la operación UNMASK en febrero, hasta la fecha, se ha detenido a 31 personas y se han decomisado cientos de equipos de tecnología de la información y teléfonos móviles, así como tarjetas de pago y dinero en efectivo.

Además, el jefe de INTERPOL destacó un caso en el que la Oficina Central Nacional (OCN) de INTERPOL en Nueva Delhi recibió información de la OCN de INTERPOL en Luxemburgo sobre unas personas del estado de Kerala que presuntamente estaban consultando sitios web de imágenes sobre abusos sexuales de menores.

Dicha información, que incluía los nombres y las direcciones IP y postales de personas procedentes de todo el estado, se transmitió a la policía del estado de Kerala que, basándose en dichos datos, actuó rápidamente y detuvo a 20 personas que visitaban asiduamente sitios web de pornografía infantil.

Por último, el Secretario General señaló que la India cuenta con una de las legislaciones más avanzadas en materia de abuso sexual de menores, y que los resultados positivos del caso citado demuestran que el intercambio eficaz y seguro de información a escala mundial, junto con la aplicación de la legislación adecuada, son esenciales para luchar contra la ciberdelincuencia.