All news
|
Print
21 octubre 2011 - Media release

La protección del patrimonio cultural mundial, tema principal del coloquio de INTERPOL

LYON (Francia) – La protección de los bienes culturales en situaciones de crisis y la necesidad de mejorar la seguridad de los sitios arqueológicos son asuntos fundamentales que se trataron en el 8o Coloquio Internacional sobre Robo
y Tráfico Ilícito de Obras de Arte, Antigüedades y Bienes Culturales.

Esta reunión de tres días de duración (del 18 al 20 de octubre), copatrocinada por Suiza, congregó a casi 140 especialistas procedentes de organismos encargados de la aplicación de la ley, instituciones privadas y organizaciones internacionales de unos 30 países. Los asistentes reconocieron la necesidad de aumentar el intercambio de información sobre obras de arte entre los países miembros, de aplicar medidas de prevención, como el establecimiento de inventarios fiables y el desarrollo de mecanismos de seguridad para proteger los bienes culturales, así como la importancia de que los organismos encargados de la aplicación de la ley dediquen más recursos a la lucha contra la falsificación de obras de arte.

En la reunión se destacó la función de los convenios internacionales, así como la tendencia cada vez mayor de falsificar obras de arte. A este respecto, el ponente Jean-Luc Vez, Director General de la Oficina de la Policía Federal Suiza, declaró: “la protección del patrimonio cultural mundial es un asunto que afecta a todos los países y requiere que las partes interesadas y los organismos encargados de la aplicación de la ley formen un frente común para combatir los delitos que atentan contra nuestro patrimonio común”.

En este sentido, destacó la “excelente” función que han desempeñado algunos instrumentos a disposición de los organismos encargados de la aplicación de la ley, como la base de datos de INTERPOL sobre obras de arte robadas, que actualmente contiene casi 38.000 registros facilitados por 123 países.

En la inauguración del coloquio, el Secretario General de INTERPOL, Ronald Noble, hizo hincapié en la necesidad de mejorar la cooperación internacional y el intercambio de información sobre obras de arte robadas.

“En ocasiones, los beneficios obtenidos del tráfico de bienes culturales sirven para financiar otras actividades delictivas, por lo que la lucha contra el tráfico ilícito de estos bienes es necesaria para combatir la delincuencia organizada transnacional en su conjunto”, afirmó el Secretario General.

“Deseo animar a todos los países miembros a intercambiar más información con INTERPOL para mejorar nuestras capacidades, tanto de combatir el tráfico ilícito de bienes culturales como de descubrir vínculos entre investigaciones sobre delincuencia organizada en general”, añadió el dirigente de esta organización policial.

A lo largo del coloquio se informó a los delegados sobre el proyecto PSYCHE (acrónimo en inglés de sistema de protección del patrimonio cultural), dirigido por el mando de los Carabinieri italianos encargado de la protección del patrimonio cultural, con el apoyo de la Oficina Central Nacional de Roma y la colaboración de la Secretaría General de INTERPOL, y que tiene por objetivo modernizar la base de datos de INTERPOL sobre obras de arte robadas.

Este proyecto, para el que se pretende obtener financiación de la Unión Europea, permitirá a los países miembros introducir datos directamente y simplificar el proceso de búsqueda gracias a la incorporación de un programa informático de comparación de imágenes. Estas mejoras permitirán aumentar en gran medida la cantidad y la calidad de los datos sobre obras de arte robadas que se intercambian a escala internacional a través de INTERPOL.