All news
|
Print
08 octubre 2012

Celebración en Filipinas de un taller de INTERPOL sobre prevención del tráfico ilícito de bienes culturales

MANILA (Filipinas) – Más de 80 participantes de una gran variedad de organismos públicos, servicios de policía y de aduanas e instituciones culturales y del sector privado de Filipinas asistieron hoy a un taller sobre prevención del tráfico ilícito de bienes culturales, organizado por la Secretaría General de INTERPOL en colaboración con el Museo Nacional de Filipinas, que contó con el apoyo de la Policía Nacional de este país.

En este curso de tres días de duración (del 1 al 3 de octubre) se trataron una amplia gama de temas, desde los instrumentos jurídicos internacionales hasta los tipos de bienes culturales que corren mayor peligro de ser robados o de ser objeto de tráfico ilícito y los métodos específicos de trabajo y técnicas de investigación, incluido el uso eficaz de las herramientas  y servicios de INTERPOL. Los participantes llevaron a cabo ejercicios prácticos en los que utilizaron la base de datos de esta organización sobre obras de arte robadas, a la que el público puede acceder en línea.

Además de los especialistas del lugar y de la unidad de la Secretaría General de INTERPOL sobre obras de arte, varios funcionarios encargados de la aplicación de la ley de Suiza, Italia, Estados Unidos, y Vietnam así como representantes de la oficina de la UNESCO en Bangkok dieron a conocer sus experiencias a los participantes.

Felizardo M. Serapio, Director Ejecutivo del Centro de Filipinas sobre Delincuencia Transnacional y representante de la Oficina Central Nacional de INTEPOL en Manila, acogió con satisfacción la organización de este taller, que consideró una iniciativa excelente. “Debemos proseguir nuestros esfuerzos de capacitación tanto en Filipinas como en el resto de la región a fin de proteger mejor nuestro patrimonio cultural y combatir el tráfico ilícito con más eficacia”, declaró.

La organización de este taller en Filipinas, que en la actualidad está estudiando la posibilidad de firmar el Convenio de la UNESCO de 1970 (Convenio sobre las Medidas que deben adoptarse para Prohibir e Impedir la Importación, la Exportación y la Transferencia de Propiedad Ilícitas de Bienes Culturales), ha contado con financiación de Suiza, cuya Embajada en Manila ha aportado un gran apoyo logístico.