All news
|
Print
22 mayo 2013 - Media release

Un acuerdo entre INTERPOL y el IFAW da un nuevo impulso a la lucha a escala mundial contra los delitos que afectan a la fauna y la flora silvestres

LYON (Francia) – La lucha a escala mundial contra los delitos que afectan a la fauna y la flora silvestres ha dado hoy un paso adelante, al firmarse un acuerdo de cooperación entre INTERPOL y el Fondo Internacional para el Bienestar de los Animales (IFAW).

El acuerdo entre ambas organizaciones permite establecer un marco oficial para la cooperación, en particular por lo que respecta a la lucha contra los delitos relacionados con la matanza y el tráfico ilícitos de elefantes, rinocerontes y tigres, mediante la realización de operaciones de ámbito regional y mundial.

“Este acuerdo con el IFAW dará un nuevo impulso a los esfuerzos realizados en todo el mundo para identificar y desarticular las organizaciones delictivas que se dedican al tráfico de especies de fauna y flora silvestres”, declaró el Director Ejecutivo de Servicios Policiales de INTERPOL, Jean-Michel Louboutin, quien firmó el acuerdo de cooperación en nombre de la organización policial mundial.

“Las organizaciones delictivas que se dedican al tráfico de especies de fauna y flora silvestres no tienen ningún respeto por nuestro medio ambiente, ni dudan en traspasar las fronteras nacionales; llevan a cabo sus actividades ilícitas dondequiera que puedan obtener un máximo de beneficios”.

“Ningún país u organización puede combatir por sí solo el problema mundial que suponen los delitos contra la fauna y la flora silvestres, por lo que esperamos poder seguir trabajando en estrecha cooperación con el IFAW, a fin de aportar un apoyo adicional a la policía y a otros organismos encargados de la aplicación de la ley que actúan sobre el terreno”, añadió Jean-Michel Louboutin.

INTERPOL y el IFAW han colaborado en numerosos proyectos desde 2005, especialmente en la operación WORTHY, la mayor operación contra el tráfico de marfil que ha llevado a cabo INTERPOL, y, más recientemente, en el proyecto WEB, una investigación sobre el comercio ilegal de marfil en línea.

“Las organizaciones delictivas internacionales están aniquilando a los animales del mundo. Las ONG, los organismos encargados de la aplicación de la ley y los gobiernos tienen que alcanzar un mismo grado de organización, determinación y equipamiento para afrontar este nuevo peligro, que no deja de aumentar y afecta a la conservación de las especies y a la seguridad internacional”, afirmó Azzedine Downes, Director Ejecutivo y Presidente del IFAW.

“La relación del IFAW con INTERPOL dio comienzo en 2005 y ha seguido desarrollándose a lo largo de los años sobre la base de unos objetivos compartidos, la confianza, el respeto mutuo y la responsabilidad. La firma de hoy supone una consolidación de esa relación y refleja los conocimientos especializados complementarios que aportan el IFAW e INTERPOL”, agregó Downes.

El IFAW ayuda actualmente a INTERPOL a impartir formación a funcionarios policiales y de aduanas en grandes aeropuertos de toda la región de África Oriental. En los cursos, creados en el marco del proyecto WISDOM de INTERPOL, se examinarán medidas operativas, así como la utilización de técnicas avanzadas de investigación que se pueden emplear para combatir el tráfico ilícito de marfil de elefante y de otros productos procedentes de especies de fauna y flora silvestres.

“El acuerdo con el IFAW tiene su origen en los esfuerzos realizados para elaborar un procedimiento más sistemático en materia de recogida, gestión y análisis de datos e información, con miras a lograr un mayor uso de esta última como base para la labor policial”, declaró David Higgins, Jefe del Programa de INTERPOL sobre Delitos contra el Medio Ambiente.

“Para combatir eficazmente los delitos contra la fauna y la flora silvestres y detener a los culpables de esta actividad ilícita, no se debe subestimar la necesidad de cooperación a todos los niveles, por lo que esperamos poder estrechar aún más la colaboración con el IFAW, en el marco de nuestras actividades conjuntas para proteger ese bien común que denominamos biodiversidad”, añadió David Higgins.