All news
|
Print
02 octubre 2013 - Media release

La colaboración internacional a través de INTERPOL da lugar a la detención de un presunto abusador de menores

LYON (Francia) – Una investigación de un año de duración que se inició en Estados Unidos, con el apoyo de la unidad de INTERPOL de Delitos contra Menores, ha llevado a la detención en Rusia de un hombre acusado de abusar sexualmente de su sobrina de ocho años y de publicar las imágenes y vídeos en Internet.

La investigación dio comienzo en noviembre de 2012 cuando las autoridades de Estados Unidos decomisaron unas imágenes de delitos contra menores y las dieron a conocer a los especialistas en identificación de víctimas de todo el mundo introduciéndolas en la Base de Datos Internacional de INTERPOL sobre Explotación Sexual de Niños.

Tras la introducción de las imágenes en la red mundial de INTERPOL de especialistas en identificación de víctimas, investigadores de Dinamarca encontraron y dieron a conocer más imágenes de la misma víctima, algunas mostrando abusos y otras no.

La unidad de Delitos contra Menores de la Secretaría General de INTERPOL, sita en Lyon, e investigadores especializados de varios países analizaron estas imágenes y encontraron indicios de que el material había sido producido en Europa del Este. Gracias a las pistas proporcionadas por una imagen, dicha unidad pudo determinar, con el apoyo de un colega de INTERPOL procedente de esa región, que la víctima se hallaba en Rusia.

El caso fue remitido a las autoridades de Rusia por conducto de la Oficina Central Nacional (OCN) de INTERPOL en Moscú. A través de la información facilitada por INTERPOL, la policía rusa continuó la investigación e identificó con certeza al hombre, que se cree abusó de la víctima durante al menos tres años.

La policía detuvo al abusador y registró su casa, donde decomisó equipos informáticos que contenían más de 500 GB de imágenes de delitos sexuales cometidos contra distintos menores. La víctima fue puesta fuera de peligro y recibió atención psicológica. 

“Este caso es un claro ejemplo de cómo la colaboración internacional, con apoyo de las herramientas mundiales de INTERPOL, es crucial para capturar a estos depredadores que creen que están protegidos por el anonimato de Internet”, afirmó Michael Moran, Subdirector de INTERPOL de Trata de Personas y Explotación de Menores.

“No se debe subestimar la importancia del análisis de todo material de explotación y abuso de menores.  Quien entre en posesión de este tipo de material debe asegurarse de que llega a manos de las fuerzas del orden para ampliar las posibilidades de identificación de las víctimas. Solo mediante los esfuerzos colectivos de una red mundial de especialistas será posible identificar a más víctimas y poner a los delincuentes en manos de la justicia”, añadió el Sr. Moran.

Se ha abierto una investigación para identificar y localizar a las demás víctimas representadas en el material incautado.

Además de la Base de Datos Internacional de INTERPOL sobre Explotación Sexual de Niños, a fin de impulsar la labor de las fuerzas del orden en la identificación de víctimas de este tipo de abusos en 2002 se creó el Laboratorio de INTERPOL de Identificación de Víctimas (ViLab). Se trata de una herramienta móvil de investigación que permite a los usuarios que han recibido la formación pertinente ver imágenes de abusos sexuales a menores (que pueden ser censuradas en función de la audiencia) procedentes de investigaciones en curso o casos sin resolver, para intentar descubrir el lugar en que han sido tomadas.