All news
|
Print
04 septiembre 2013 - Media release

La colaboración mediante la red mundial de INTERPOL permite atrapar a un voluntario de una escuela sospechoso de abuso de menores

LYON (Francia) – El material relacionado con delitos sexuales contra menores, recuperado por la policía de Dinamarca y Australia e intercambiado mediante la red de INTERPOL de especialistas en identificación de víctimas, ha contribuido a la detención de un voluntario de una escuela sospechoso de abusar de una niña de ocho años.    

Los funcionarios daneses, como parte de su labor para identificar a una víctima desconocida, pusieron un vídeo a disposición de sus homólogos de todo el mundo vía la base de datos internacional de INTERPOL sobre explotación sexual de niños. Más tarde, investigadores australianos añadieron a la plataforma de dicha organización policial otros vídeos de la misma víctima, además de información, lo cual llevó a identificar una escuela del estado de Washington como localización de los hechos.

El sospechoso, David Michael Navarro, de 37 años, fue detenido cuatro días después de que la información original se compartiera por conducto de INTERPOL.

“La decisión inicial de Dinamarca de compartir las imágenes que habían descubierto con la red de especialistas de INTERPOL permitió que Australia facilitara los datos que han conducido a la identificación del sospechoso en los Estados Unidos”, afirmó Robert Shilling, un funcionario especializado de la Unidad de INTERPOL de Delitos contra Menores que supervisa la red internacional de INTERPOL de investigadores de abusos de menores. 

“La detención solo cuatro días después, y tres continentes más allá, de la primera identificación de las imágenes sirve de testimonio de la dedicación de todos los funcionarios participantes en este caso. Es una clara demostración de lo que podemos lograr a través de la cooperación policial internacional, que es especialmente importante cuando se trata de salvar víctimas de abusos sexuales contra menores”, concluyó Shilling.

En la Unidad de INTERPOL de Delitos contra Menores, sita en la sede de la Organización, en Lyon (Francia), se gestiona la Base de Datos Internacional de INTERPOL sobre Explotación Sexual de Niños (ICSE), destinada a investigaciones para la identificación de víctimas y a la cual tienen acceso investigadores especializados de todo el mundo.

La base de datos contiene material relacionado con varios miles de víctimas de explotación sexual, identificadas por la policía de 47 países, y con numerosas víctimas de abuso no identificadas que la policía de todo el mundo espera poder salvar.